Domingo, 9 de Mayo de 2010

Chelsea: una Liga con 103 goles

Es el cuarto título de Liga conseguido por el equipo londinense en 105 años

ÍÑIGO SÁENZ DE UGARTE ·09/05/2010 - 19:11h

AFP - Los jugadores del Chelsea celebran uno de los tantos anotados ante el Wigan. -

Con razón, Ferguson tenía tan pocas esperanzas. El Chelsea culminó su cuarto título de Liga con una victoria sobre el Wigan algo más que contundente, un 8-0 con tres goles de Drogba.

No había mejor forma de demostrar que, aunque sólo sea por un punto de diferencia sobre el Manchester United, el equipo ha cumplido los pronósticos, incluidos los de inicio de temporada. Era el equipo menos debilitado por los traspasos del verano. La única duda residía en saber cómo se adaptaría Carlo Ancelotti a la Premier y si se quitaría de encima la sombra de Mourinho que tanto había amenazado a los tres entrenadores anteriores.

Sin soluciones tácticas complicadas, Ancelotti se ganó la confianza de los jugadores, que aún echaban de menos al portugués, con entrenamientos muy exigentes y un buen inicio de temporada. Prometió un juego más atractivo y aprobó con nota el examen en que suspenden la mayoría de los técnicos. El equipo ha marcado 103 goles, un récord en la Premier.

Ha disfrutado de la mejor temporada de Drogba (29 goles), de un récord goleador de Lampard y del excelente nivel de Malouda. Supo capear la baja de Essien en toda la segunda parte de la Liga, una ausencia que en otra época habría sido definitiva.

Sólo ha sido más vulnerable de lo normal en defensa, sobre todo por la baja forma de Terry, que en un momento dado tenía que estar más preocupado por sus ex amantes que por los delanteros.

Tras los escándalos de Terry, el Chelsea perdió siete puntos en diez partidos y eso permitió que el United se acercara. La emoción final era algo artificial. Con Rooney arrastrando varias lesiones, el club de Manchester llegó más allá de sus posibilidades.

Ferguson puede quejarse con razón de las lesiones, que llegaron a dejar en cuadro la defensa. Ante el Fulham, Fletcher y Carrick terminaron jugando de centrales con el resultado previsible: derrota por 3-0. Durante media Liga, el equipo vivió encomendado a Rooney, pero ni siquiera el mejor jugador inglés podía solucionarlo todo.

Excepto el Manchester City, los clubes de la Premier no están para soltar millones en fichajes. Chelsea y United tienen jugadores veteranos en puestos clave. Lo más probable es que intenten estirarlos una temporada más.