Sábado, 8 de Mayo de 2010

El rey se recupera después de ser intervenido en un pulmón

Los facultativos confirman que el nódulo extirpado al monarca "no tiene células malignas". Ha sido operado en el Hospital Clínic de Barcelona

L. DEL POZO ·08/05/2010 - 09:48h

EFE/ JuanJo Martín - El rey Juan Carlos junto a Joseph Biden, vicepresidente de EEUU, este viernes.

El rey Juan Carlos de Borbón ha sido operado en el Hospital Clínic de Barcelona después de que el día 28 de abril, en su chequeo médico anual, los facultativos detectaran un nódulo en su pulmón derecho. Debido a la "localización del tumor y a los antecedentes de tabaquismo del monarca", explicó Laureano Molins, jefe de cirugía torácica del Clínic, los doctores decidieron que había que intervenir "sin prisas pero sin pausas".

Molins relató que, antes de la intervención, todo apuntaba a que el rey podía tener células cancerígenas, ya que "un 95%" de fumadores o ex fumadores que presentan este tipo de nódulos padecen cáncer. Sin embargo, en esta ocasión, el rey tuvo suerte y "se destierra la palabra", sentenció el cirujano.

El jefe de la operación: "Se destierra la palabra cáncer"

La voz de alarma la dieron los médicos de la Clínica Planas de Barcelona, donde cada año acude el monarca para revisar su estado de salud. Durante su última cita, encontraron que había "cambios morfológicos" en una calcificación ubicada en su pulmón derecho que ya se había detectado hace tres años. Tras hacer un nuevo estudio, vieron que se trataba de un nódulo de 19 por 12 milímetros, situado en el lóbulo superior del pulmón, en fase de crecimiento. Además, presentaba captación de glucosa, un comportamiento propio de los tumores malignos.

Una pronta recuperación

Molins explicó que la intervención fue menor y que la recuperación será "más llevadera" que si el tumor hubiese sido maligno. De hecho, el monarca podría obtener el alta hospitalaria en tres o cinco días y, en unos pocos más, ya debería estar recuperado del todo. Según matizó el jefe de cirugía del centro hospitalario barcelonés, la recuperación depende de la actividad que hace el paciente: "No es lo mismo saludar y subir una horita al despacho que descargar cajas en el muelle". La comparación provocó risas en la sala y el inmediato sonrojo del médico.

El príncipe de Asturias está en Costa Rica de viaje oficial

Mientras Molins y sus colegas estaban en rueda de prensa explicando cómo había ido la intervención, el rey se encontraba "bien" y restableciéndose con normalidad de la anestesia. E, incluso, explicó el jefe de la operación, antes de que entrase en la sala, el monarca le advirtió con sorna de la multitud de periodistas a los que se tendría que enfrentar.

En todo momento los médicos y Zarzuela mantuvieron que la operación estaba programada desde el 28 de abril y que, simplemente, se había esperado "unos diez días" porque "no había urgencia" y el monarca prefirió cuadrar su agenda. A pesar de ello, la Casa Real ha anulado dos actividades que estaban en la agenda de esta semana de Juan Carlos I: la entrega de cartas credenciales de nuevos embajadores y la visita a una unidad de Infantería de Marina en Cartagena.

Pese a la versión oficial, algunas fuentes cercanas a Zarzuela afirmaron  a Público que la intervención "no estaba prevista". Tales sospechas tienen que ver con que, junto al rey, sólo se encontraba su esposa, Sofía. Ni las infantas, Cristina y Elena, ni el príncipe de Asturias.

De hecho, el heredero de la Corona estaba en Costa Rica, en viaje oficial, para asistir a la toma de posesión de la presidenta electa de ese país americano, Laura Chinchilla. Al cierre de esta edición, estaba previsto que hoy regresase a España.

Pero Felipe de Borbón no es el único miembro de la familia que estaba lejos del monarca. La infanta Elena tenía previsto participar en el torneo hípico Global Champions Tour 2010 que se disputa en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, pero, a primera hora de la mañana, anuló su participación y hacia las seis de la tarde llegó al Hospital Clínic. Por otro lado, también trascendió que la infanta Cristina no viajará a la capital catalana hasta mañana.

Amigos de toda la vida

Muchos políticos desearon al monarca una pronta recuperación, entre ellos, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien dijo "estar tranquilo, como esperábamos", por el éxito de la operación. El líder del PP, Mariano Rajoy, también salió a la palestra y deseó "fervientemente" a Juan Carlos I una "pronta" recuperación. Otro que transmitió sus mejores deseos al rey, "porque lo valiente no quita lo cortés", fue el coordinador general de IU, Cayo Lara, quien dijo esperar que, "como cualquier otro ciudadano", el monarca pueda reanudar su vida normal en breve.

Por otro lado, el president de la Generalitat, José Montilla, agradeció al monarca "su confianza" en la sanidad catalana y afirmó que Juan Carlos I "se encuentra en buenas manos". De hecho, el médico del rey, Avelino Barros, explicó en la rueda de prensa que el monarca se había sometido a la operación en Barcelona porque "desde hace muchos años" y "por amigos" se hace los chequeos médicos en la capital catalana. "¿Y por qué no operarse también aquí?", dijo Barros. En ese sentido, el director médico del Clínic, Josep Brugada, insistió en que la actividad normal del centro no se había visto alterada y agradeció a Juan Carlos I la confianza depositada en el hospital. En ese sentido, Brugada no quiso especificar en qué lugar del centro se encuentra el monarca, "por motivos de seguridad", aunque sí dijo que se le había proporcionado todo el "confort" posible.

Molins quiso aprovechar la ocasión para resaltar que el tabaco es altamente perjudicial, y anunció que, desde el día 28 de abril, cuando descubrieron el nódulo, el rey ha dejado de fumar. Juan Carlos I es aficionado a los puros, dijo Molins, "que son tan malos como los cigarrillos".