Viernes, 7 de Mayo de 2010

Los conservadores británicos intentan formar una coalición

Reuters ·07/05/2010 - 20:24h

La oposición conservadora de Reino Unido ofreció negciar al Partido Liberal Demócrata para formar una coalición, tras unas dramáticas elecciones parlamentarias que no produjo una mayoría absoluta por primera vez en el país desde 1974.

A pesar de que los conservadores de centro-derecha no lograron obtener la mayoría absoluta de los 650 escaños en la Cámara de los Comunes, tenían una confortable ventaja sobre el gobernante Partido Laborista de centro-izquierda, en el poder por los últimos 13 años.

Los centristas liberales demócratas quedaron en un lejano tercer lugar.

El primer ministro británico, Gordon Brown, permanecía en el poder en un papel interino a la espera de la formación de un nuevo Gobierno, de acuerdo a la convención constitucional británica.

Brown dijo que los conservadores y los liberales-demócratas tienen todo el derecho a intentar alcanzar un acuerdo primero, pero que si las discusiones fracasan él está listo para dialogar con los liberales-demócratas sobre un posible acuerdo.

La votación del jueves, marcada por escenas de la molestia de cientos de votantes que fueron incapaces de emitir sus votos debido a problemas administrativos, no dejaron a ninguno de los tres grandes partidos satisfechos.

Aunque los conservadores se acercaron a una victoria absoluta, quedaron a merced de partidos más pequeños. Tras llevar una ventaja de dos dígitos en la mayoría de los sondeos durante gran parte del año pasado, en los últimos meses vieron una disminución en su liderazgo a pesar de la fatiga de los votantes con el laborismo.

Para el Partido Laborista, las esperanzas de extender su dominio en el poder parecían débiles, mientras que un previsto aumento del apoyo a los liberales-demócratas no ocurrió.

Con los resultados de 649 distritos electorales declarados de 650, los conservadores habían obtenido 306 escaños frente a los 258 de los laboristas y los 57 de los liberales-demócratas.

"UNA BASE FUERTE PARA UN GOBIERNO FUERTE"

El líder de los conservadores, David Cameron, dijo que el país necesita urgentemente un Gobierno que calme los nerviosos mercados y que aborde seriamente el déficit, que actualmente excede el 11 por ciento de la producción nacional.

"Ningún Gobierno tendrá interés nacional a menos que se haga cargo de la mayor amenaza a nuestro interés nacional y ese es el déficit. Permanecemos completamente convencidos que es esencial comenzar a tratar el déficit este año", dijo Cameron.

Los conservadores estuvieron en el poder por la mayor parte del siglo XX, pero perdieron tres elecciones sucesivas frente al Partido Laborista desde 1997. Cameron se encuentra bajo alta presión para llevarlos de vuelta al poder.

El dijo que una posibilidad es un Gobierno conservador de minoría buscando apoyo de otros partidos tema por tema, pero también ofrecería a los liberales demócratas un acuerdo más formal, que podría incluir un Gobierno de coalición. Esta situación es extremadamente inusual en la política británica.

"Quiero hacer una oferta grande, abierta y completa a los liberales demócratas", comentó. "Creo que tenemos una base fuerte para un Gobierno fuerte", agregó.

Las posibles áreas de acuerdo incluyen una reforma a los sistemas electoral y de impuestos y revocar un programado aumento al impuesto sobre la renta, dijo Cameron, destacando que los conservadores estarían menos abiertos a comprometerse en temas europeos y de defensa.

Cameron, un ex ejecutivo de Relaciones Públicas de 43 años, ha dicho que su partido realizaría reducciones presupuestarias más rápidas y profundas que el Partido Laborista o los liberales-demócratas. Ambos partidos advirtieron que esas medidas podrían afectar negativamente a la frágil economía.

Sus comentarios calmaron en parte los temores que tienen inversores por un potencial estancamiento político y los bonos del Gobierno británico se recuperaron rápidamente en un día de altas fluctuaciones.

Cualquier nuevo Gobierno se enfrentará a la desafiante y potencialmente impopular tarea de reducir el récord de déficit presupuestario de 163.000 millones de libras para el año fiscal 2009-2010

Cameron lo describió como la peor herencia a cualquier gobierno entrante en los últimos 60 años.