Viernes, 7 de Mayo de 2010

El Gobierno aprueba el proyecto de ley de ciencia y tecnología

Reuters ·07/05/2010 - 13:11h

El Consejo de Ministros dio el viernes luz verde al anteproyecto de ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, con el que el Gobierno pretende evitar, entre otras cosas, la fuga de "cerebros" investigadores a otros países.

El texto, que sustituirá a una ley anterior de 1986, pasará ahora al Congreso de los Diputados, donde podrían introducirse enmiendas a una iniciativa que pretende adaptar la ley a los "grandes progresos" del sistema científico español en los últimos años. El texto ha sido criticado en las últimas semanas desde diversos ámbitos científicos, que lo consideran escaso.

"(España) que ya es la novena potencia, va a consolidarse entre los países con más producción científica del mundo y a aumentar la capacidad para transformar el conocimiento y la innovación", dijo la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El número de investigadores se ha sextuplicado en España en los 24 años transcurridos desde la anterior ley, según el Gobierno, que señala que los fondos dedicados a la I+D+i son catorce veces más que en 1986. El anteproyecto responde también a una adaptación a dos realidades: el desarrollo de las autonomías y la adhesión a la Unión Europea.

El texto, que según el Gobierno incluye sugerencias de muchos de los colectivos afectados, pretende dar respuesta a cuatro retos: el diseño de una carrera científica para retener el talento científico, un sistema de I+D más eficaz a través de la creación de una agencia de financiación, la cooperación público-privada con fines científicos y la cooperación entre las distintas administraciones.

"Incluye una carrera científica estable, predecible y basada en méritos, capaz de retener y atraer talento, y que facilita la movilidad de los investigadores; promueve la innovación y la transferencia de conocimiento al sector empresarial y a la sociedad", según las referencias del Consejo de Ministros.

Dentro del apartado de desarrollar una carrera científica, se pretende sustituir las becas, que a menudo se prolongan durante años en España, por contratos desde que los investigadores comienzan el doctorado, y evitar la discriminación de la mujer en este ámbito.

Además, se pretende incentivar a los expertos que obtengan mejores resultados científicos y la divulgación científica a la sociedad.