Viernes, 7 de Mayo de 2010

Estreno por todo lo alto

Casi 20.000 aficionados acuden a Montmeló para recibir a Alonso, De la Rosa y Alguersuari

NOELIA ROMÁN ·07/05/2010 - 08:40h

Fernando Alonso, Pedro Martínez de la Rosa y Jaime Alguersuari, ayer, en Montmeló.fernando zueras

Son dos prototipos perfectos. Dos impresionantes Ferrari como los que este año conducen Fernando Alonso y Felipe Massa. Dos bólidos rojos que se disparan hasta los 240 kilómetros hora y permiten al común de los mortales emular la aventura de conducir un Fórmula 1. Integrarán la montaña rusa más rápida del mundo en Abu Dabi, cuando la escudería italiana inaugure allí el Ferrari World, su primer parque temático.

Pero ayer se exhibieron en Montmeló, como los dos pilotos de la escudería italiana y todo el circo de la Fórmula 1, que inicia su periplo europeo con más alicientes que nunca: cuatro campeones del mundo, tres pilotos españoles, dos catalanes. Nunca antes había llegado el Mundial al Gran Premio de España con tres pilotos nacionales en la parrilla de salida, circunstancia que los organizadores celebran con entusiasmo.

Cuatro campeones del mundo y tres españoles, los grandes alicientes

Que Pedro Martínez de la Rosa y Jaime Alguersuari acompañen a Alonso es un reclamo mayúsculo, como se comprobó ayer: en jornada laboral y sin entrenamientos, hasta 19.200 personas visitaron el circuito. Las expectativas son enormes, pese a la crisis y sus efectos. La hinchada se resiste a perderse la primera carrera oficial de Alonso al volante de un Ferrari en Montmeló. "Esto es muy importante para mí y trato de disfrutarlo lo más posible", aseguró ayer el bicampeón asturiano. "Sé que ocupo un puesto privilegiado con todos estos seguidores, que puede que no estén en otra prueba del campeonato", añadió Alonso, consciente de que la marea azul que habitualmente le sigue tampoco le fallará en esta ocasión.

Vencedor en la primera carre-ra del Mundial, en Bahrein, el asturiano llega a Montmeló en el tercer puesto de la clasificación, a 11 puntos del líder, Jason Button. Y esperanzado: estrena motor y un nuevo paquete aerodinámico que, espera, mejore el rendimiento de su Ferrari. "Todo el mundo trae novedades, pero es muy difícil cambiar el coche completamente. Son pequeñasmodificaciones, sobre todo aerodinámicas y algunas mejoras del motor, para hacerlo más fiable, y no tener más preocupaciones", señaló Alonso.

Los entrenamientos del bicampeón en Montmeló, en marzo, habían resultado menos satisfactorios que los de Alguersuari o De la Rosa, más contentos por entonces. Después, todo cambió. El Sauber de Pedro ha fallado más de lo previsible y el catalán se muestra prudente hasta en casa. "Históricamente, nunca he hecho buenos resultados aquí", recordó ayer el piloto, que no ha sumado ningún punto en el Mundial.

Alguersuari, en cambio, exhibe su optimismo. Se crió en este circuito, arañó dos puntos en el arranque del Mundial y sueña con firmar su mejor actuación ante su público. "Correr en Montmeló, ante mi afición, siempre es una ilusión, algo especial", apuntó el piloto de Toro Rosso. "Estoy muy confiado y satisfecho con las innovaciones que tenemos. Espero sacar algún punto, hacer mi mejor trabajo hasta ahora y, algún día, poder ganar este gran premio", concluyó el debutante más joven de la F1.