Viernes, 7 de Mayo de 2010

"Me gustaría tener alguna experiencia extrasensorial"

Félix J. Palma vuelve con un libro de cuentos fantasmagóricos

P. CORROTO ·07/05/2010 - 08:00h

.P. CORROTO - Palma ha vendido 50.000 libros de El mapa del tiempo'

A Félix J. Palma (Sanlucar de Barrameda, 1968) no le gustan los cuentos realistas al estilo Carver. Lo suyo está más cerca de Poe, de Cortázar. Relatos que funcionan como un mecanismo de relojería y que en el último párrafo dejan al lector con la boca abierta.

Esto es lo que sucede en El menor espectáculo del mundo (Páginas de Espuma), un volumen en el que ha reunido nueve relatos que giran en torno a parejas que pasan por un bache. "Me interesan estas historias porque si hablas de una pareja feliz, ¿qué cuentas?", se excusa Palma.

Lo interesante de los relatos de este escritor gaditano pasa por su atmósfera fantasmagórica y su toque absurdo. "Contar historias es cada vez más difícil y el toque fantástico es un modo de hacerlo desde un ángulo nuevo", comenta Palma, quien asume que cuando escribe, se siente "como un ilusionista". Y eso que él no cree en fantasmas: "Siempre he estado insensibilizado a eso. La verdad es que me gustaría tener algún día una experiencia extrasensorial", sostiene.

A por los EEUU

Una experiencia feliz es la que está viviendo con su última novela, El mapa del tiempo (Algaida), una historia sobre un viaje cronológico. Fue publicada en septiembre de 2008, y desde entonces ha vendido 50.000 ejemplares y ha llegado a 27 países. En otoño saldrá en Alemania y en EEUU con la editorial Simon & Schuster, la misma que edita a Stephen King. Todo un best-seller.

"Es un éxito que todavía estoy digiriendo. Cuando la escribía, no sabría si tendría aceptación, ya que en España el género fantástico está lleno de prejuicios", afirma Palma. Él mismo reconoce que la mayoría de escritores de este género "tienen que refugiarse en lo juvenil y contar historias de elfos. No hay una apuesta por literatura fantástica para adultos".

Además de escritor, Palma es un asiduo en la red social Facebook. "La utilizo para promocionarme y lo cierto es que me está funcionando", reconoce.