Jueves, 6 de Mayo de 2010

Merkel defiende el rescate por la "excepcional" crisis

Exige en el Parlamento penalizar a los países con déficit excesivo

P. BAELO / PÚBLICO ·06/05/2010 - 00:10h

afp - La canciller alemana, Angela Merkel, ayer, en el Parlamento.

"Europa fija hoy la mirada en Alemania: sin nosotros, o en nuestra contra, no puede haber ni habrá decisión alguna". Así de segura se mostró ayer la canciller alemana, Angela Merkel, al defender en el Parlamento el proyecto de ley que permitirá iniciar el plan de rescate griego, al que Alemania aportará 22.400 millones de euros en tres años. A juicio de la canciller, la crisis griega ha puesto a Europa en una "encrucijada" y el rescate significa proteger a toda la zona del euro y evitar una reacción en cadena y una segunda crisis financiera mundial. Se trata, dijo, de una situación "excepcional" y "sin precedentes".

Merkel acompañó su defensa del plan de rescate con argumentos moralizantes. Reclamó una reforma de los tratados de la UE para vigilar a los estados miembros que "atenten claramente" contra el Pacto de Estabilidad y castigarles con retirarles el voto, recortarles los fondos de la UE, e incluso en última instancia, declararles "insolventes" si su situación financiera no ofrece otra alternativa. En una velada autocrítica, Merkel dijo que "no todo lo que se quiso hacer bien, se hizo bien", aludiendo a la falta de reacción ante las señales negativas de las arcas públicas griegas.

Strauss-Kahn admite que la crisis puede extenderse a otros países

Peligro de contagio

El creciente deterioro de la situación ha llevado a algunas voces a apuntar que la multimillonaria ayuda a Grecia podría no ser suficiente. De hecho, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, admitió ayer que existe un riesgo de contagio de la crisis en otros países europeos. El francés, que citó como ejemplo a Portugal y dijo que expulsar a Grecia del euro supondría "el fin" de esta divisa, insistió en que los países adscritos a la moneda europea no pueden continuar sin un gobierno económico, una cuestión, a su juicio, "urgente".

El economista Nouriel Roubini, conocido por haber predicho la crisis financiera, advirtió ayer de que, con un "rescate tradicional" como el de Grecia, "no se alejan los miedos de solvencia y se incentiva el contagio". El gurú estadounidense aboga por acompañar el rescate con un "plan b" que incluya la reestructuración de la deuda de los países periféricos, España incluida.

Por su parte, la ministra de Economía, Elena Salgado, admitió ayer que los mercados "no se han creído" el plan de rescate griego e indicó que en los próximos días habrá que demostrar lo contrario. En declaraciones a la Ser, la vicepresidenta económica descartó medidas adicionales a las ya anunciadas. "Hemos presentado un plan [de austeridad y reducción del déficit público] y lo que tenemos que hacer es cumplirlo", defendió la ministra, que apuntó que "más que anunciar medidas nuevas" hay que "poner en marcha" las ya aprobadas.