Miércoles, 5 de Mayo de 2010

Mississippi tiene mayor población niños obesos y Oregon la menor

Reuters ·05/05/2010 - 16:08h

Por Anne Harding

La epidemia de obesidad infantil está golpeando más fuerte a unos estados que a otros, una tendencia que amenaza con agravar la disparidad geográfica en el acceso a la salud, según un nuevo estudio en Estados Unidos.

Los adultos del sudeste del país, el llamado "cinturón del accidente cerebrovascular (ACV)", formado por los estados con mayor prevalencia de la enfermedad, son más obesos y tienen más enfermedades que el resto de los estadounidenses.

Y, por lo menos en relación al sobrepeso y la obesidad, el mismo patrón se aplica a los niños, afirmó el equipo de Gopal K. Singh, de la Administración de Recursos y Servicios de Salud de Estados Unidos, en Rockville, Maryland.

El equipo comparó estado por estado las variaciones de las tasas de sobrepeso y obesidad entre el 2003 y el 2007 utilizando datos de la Encuesta Nacional de Salud Infantil. La revista Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine publicó los resultados.

El porcentaje de niños estadounidenses de entre 10 y 17 con sobrepeso pasó del 31 por ciento en el 2003 al 32 por ciento en el 2004, mientras que la tasa de obesidad lo hizo del 15 al 16 por ciento.

Pero, entre los estados, las diferencias fueron mucho más evidentes. Por ejemplo, en el 2003, el 37 por ciento de la población de 10 a 17 años en Mississippi tenía sobrepeso y el 18 por ciento era obeso. En el 2007, esas cifras eran del 45 y del 22 por ciento, respectivamente.

Oregon tenía la menor cantidad de niños obesos, el 10 por ciento, y era el único estado que logró reducir la obesidad y el sobrepeso infantiles entre el 2003 y el 2007.

Ambas enfermedades crecieron mucho más en las mujeres que en los varones en todo Estados Unidos y, particularmente, en varios estados.

El porcentaje más bajo de varones obesos se registró en Oregon (11 por ciento), mientras que el más alto se observó en Arkansas (27 por ciento). Las niñas en Wyoming registraron la tasa más baja de obesidad (6 por ciento), y las de Texas, la más alta (20 por ciento).

Hubo ocho estados donde un tercio o más de la población adolescente tenía sobrepeso en el 2003, pero el problema alcanzó al 15 en el 2007.

En un dato aún más grave, en el 2007, la "epidemia" de sobrepeso y obesidad infantiles ya no se limitaba principalmente a los estados del sudeste, sino que se había extendido hacia la zona central y occidental del país y hasta Alaska.

Los estados con mayor obesidad infantil fueron -lógicamente- aquellos en los cuales los niños pasaban más tiempo frente al televisor y dedicaban menos tiempo a la actividad física.

El equipo estimó que esas y otras características socioambientales, como el acceso fácil a los parques y las zonas de juegos infantiles y la existencia de veredas y sendas peatonales, explicaron más del 40 por ciento de las diferencias entre los estados.

Para Singh, se necesitan más estudios para identificar cuál es el motivo por el cual Oregon tiene el menor porcentaje de sobrepeso y obesidad infantil.

El especialista anunció que la próxima encuesta será en el 2011 y agregó que es imposible predecir los resultados. "Hoy, lo más positivo que podríamos anticipar es la estabilización de la tendencia. Esperamos haber visto lo peor", sostuvo Singh.

FUENTE: Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, online 3 de mayo del 2010.