Miércoles, 5 de Mayo de 2010

Blanco le dice a Gómez que invertirá en Madrid aunque gobierne Aguirre

El ministro de Fomento asegura que "eso no lo entendería nadie"

JESÚS MORENO ·05/05/2010 - 09:38h

MÓNICA PATXOT - El vicesecretario general de los socialistas, José Blanco, flanqueado por la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez; la número tres del PSOE, Leire Pajín; la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y el secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG, Pedro Zerolo, entre otros.

José Blanco no da puntada sin hilo y esta mañana ha respondido a las críticas de Tomás Gómez poniéndole a los pies de los caballos de los madrileños, que son los ciudadanos de los que tiene que obtener los votos si finalmente es candidato del Partido Socialista de Madrid (PSM). El ministro de Fomento le ha asegurado que no dejará de invertir en Madrid "porque gobierne Esperanza Aguirre". "Eso no lo entendería nadie", ha asegurado.

La respuesta de Blanco era una reacción esperada tras los ataques del secretario general de los madrileños en la reunión ejecutiva del PSM. Gómez cargó contra el número dos del PSOE. Se quejó de que en un mitin que protagonizaron juntos el pasado 25 de abril, Blanco no se dirigiera a él en ningún momento; pero no sólo eso, le hizo una acusación más grave: dejó caer que deja que la presidenta de la Comunidad de Madrid "capitalice" las inversiones del Gobierno en Madrid, según informó El País.

Blanco evita avalar a Gómez como candidato del PSM

Blanco ha comenzado comedido, suponiendo que se ha "malinterpretado" a Gómez porque nunca le ha transmitido personalmente esas apreciaciones, pero después se ha soltado."Porque gobierne una persona de otro partido, los ciudadanos de una comunidad no pueden quedar marginados de la inversión pública", ha asegurado Blanco en Antena 3.

Blanco ha evitado avalar a Gómez como candidato de los socialistas madrileños. "Eso lo decidirá el partido cuando toque", ha dicho. Ha asegurado que él, como vicesecretario general del PSOE, apoya a todos los secretarios autonómicos del partido. Sin embargo, ha querido matizar que "tiene su apoyo y su comprensión" como secretario general de los socialistas madrileños.

Ayer, el episodio derivó en un cruce de declaraciones entre dirigentes del partido, como informa Público hoy. La orden era rebajar "el tono de tensión" y los dirigentes de Gómez trataron de quitarle hierro al asunto, pero en Férraz han marcado una cruz roja: "Es un pulso a Pepe. Ha pasado de la discrepancia interna a criticar a un peso pesado del partido".