Miércoles, 5 de Mayo de 2010

California frena las nuevas extracciones de petróleo

El golfo de México prepara más barreras de contención contra la marea negra

I. PIQUER / AGENCIAS ·05/05/2010 - 02:00h

El gobernador Arnold Schwarzenegger, ayer. - AFP

Los 800.000 litros de petróleo que se filtran al mar cada día desde que explotó la plataforma de BP han logrado que el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, anule su propuesta de aumentar las extracciones de crudo en la costa del estado, según anunció el pasado lunes en rueda de prensa. "Si enciendes la televisión y ves este enorme desastre, te preguntarás por qué querríamos asumir el riesgo", dijo Schwarzenegger, que quería impulsar las extracciones para reducir el déficit presupuestario de más de 15.000 millones de euros que pesa sobre California.

En 1969, la explosión de una plataforma de la compañía Union Oil contaminó kilómetros de océano y playas de California, y provocó una moratoria de las extracciones submarinas hasta 2008. Actualmente, la costa californiana acoge a 27 plataformas petrolíferas que sólo en 2009 produjeron 13,3 millones de barriles de crudo. El gobernador aseguró que encontrará otra forma de salvar la deuda.

Los estados del golfo de México, mientras tanto, seguían ayer movilizándose contra la marea negra. Todos se afanaban en poner barreras flotantes, alertar a la población o crear listas de posibles voluntarios. El Katrina ha dejado huella: mejor estar preparados para cualquier cosa que vivir otro episodio de improvisación y muerte.

Misisipi revisó sus previsiones y ayer esperaba, aunque sin mucha certeza, que la mancha alcanzara sus costas mañana. Por su parte, el gobernador de Florida, Charlie Crist, amplió el estado de emergencia a otros 13 condados del territorio a medida que el derrame parecía dirigirse hacia el este.

Doscientos kilómetros

"Es un tremendo caos", dijo Crist, "la magnitud de esta cosa es increíble". La "cosa" una mezcla de crudo anaranjado y un capa aceitosa irisada mide ya, según las imágenes áreas, 200 kilómetros de largo y 70 de ancho.

BP continuaba ayer las labores de contención. Los agentes químicos que inyecta en los tres escapes submarinos parecen haber dispersado el crudo y mantienen parte en el fondo del mar. La petrolera comenzó ayer a trasladar a la zona afectada la enorme campana que espera situar encima del derrame.

La preparación también incluye saber quién pagará la factura. BP ha asegurado que cubrirá todos los gastos pero, por precaución, cinco fiscales generales de los estados del Golfo Alabama, Luisiana, Misisipi, Florida y Texas han pedido a Obama que tome medidas para poder responsabilizar a las empresas. "Haremos todo lo necesario para prevenir el impacto económico y contener los daños", dijo ayer el presidente.

Tres senadores demócratas han presentado una propuesta de ley para elevar el nivel de indemnizaciones que debería pagar BP de los 75 millones de dólares contemplados por la legislación a 10.000 millones.