Martes, 4 de Mayo de 2010

Las parejas suelen compartir la enfermedad renal

Reuters ·04/05/2010 - 18:44h

Por Frederik Joelving

Las parejas de los pacientes en diálisis son propensas a desarrollar enfermedad renal crónica, por lo que también se las debería controlar, reportó un equipo en Taiwán.

Las parejas tienen dos veces más posibilidades que la población general de tener la enfermedad y hasta superan las de los familiares de los pacientes.

Antes, estar casado con un paciente en diálisis no se consideraba un factor de riesgo, dijo Kerry Willis, de la Fundación Nacional del Riñón, en Nueva York.

La diálisis reemplaza funciones que el riñón ya no puede ejecutar, como la eliminación de los desechos, la sal y el agua extra del cuerpo y el mantenimiento de niveles seguros de ciertas sustancias químicas en sangre y la presión.

Aunque la genética influye en la aparición de la enfermedad renal, el estudio sugirió que los hábitos saludables, que los matrimonios suelen compartir, también serían importantes, señaló Willis, que no participó en el estudio.

El equipo taiwanés, liderado por Hung-Chun Chen, de la Universidad Médica Kaohsiung, estudió a esposos, esposas y familiares de personas en diálisis. Más de cuatro de cada 10 parejas tenían la enfermedad, a diferencia de menos de una de cada 10 de un grupo de control de la misma edad.

Los antecedentes familiares, la hipertensión y la diabetes elevaron el riesgo de desarrollar la enfermedad. La fundación realiza controles gratuitos a las personas con esos factores de riesgo.

"Estas son evidencias suficientes de que hay que controlar a las parejas de los pacientes en diálisis", dijo Willis.

Mientras que la fundación aún no brinda los controles a las parejas, Willis indicó que ya están revisando esa medida según los nuevos resultados.

"Los factores ambientales, como el bajo nivel socieconómico, el sedentarismo y el tabaquismo, también deberían considerarse elementos potenciales de riesgo" de enfermedad renal, escribió el equipo en American Journal of Kidney Diseases.

También agregó que "un programa amplio de control (de la enfermedad renal crónica) es tan importante en familiares como en las parejas de los pacientes (en hemodiálisis)".

Existen más de 350.000 pacientes que reciben diálisis en Estados Unidos, generalmente varias veces por semana, y millones de personas con enfermedad renal crónica.

Pero la detección precoz de la enfermedad puede marcar la diferencia, aseguró Willis.

"Si se puede demorar el avance, la mayoría conservará una función renal suficiente como para no necesitar diálisis jamás", agregó.

FUENTE: The American Journal of Kidney Diseases, online 30 de abril del 2010.