Lunes, 3 de Mayo de 2010

Descubiertos indicios para una vacuna universal contra la E.coli

Reuters ·03/05/2010 - 20:38h

Científicos de la empresa farmacéutica Novartis han descubierto componentes bacterianos que esperan poder utilizar en una vacuna contra una serie de peligrosas infecciones de la Escherichia coli (E.coli).

Ciertas cepas de la bacteria causan intoxicaciones alimentarias, infecciones urinarias y meningitis entre los niños recién nacidos, tanto en países ricos como pobres.

"Sabemos que existe el potencial y esto puede significar que una vez que la persona es vacunada puede quedar cubierta para todos los diferentes tipos de enfermedades que causa el E.coli", dijo MariaGrazia Pizza, que trabajó en el estudio en los laboratorios de Novartis en Italia, en una entrevista telefónica.

El equipo, que realizó la investigación utilizando un modelo informático y después experimentos en ratones, estimó que el primer ensayo de la vacuna en humanos podría realizarse en 2012.

La E.coli es una bacteria común que normalmente vive en el intestino de los animales, incluyendo los humanos. Pero algunas cepas, como la E.coli 0157, pueden provocar graves enfermedades.

Las cepas peligrosas de E.coli representan más del 80 por ciento de los casos de infecciones del tracto urinario, que pueden dañar los riñones, y también son la segunda causa de meningitis neonatal y septicemia.

También es culpable de muchas infecciones provocadas por los alimentos, ya que la bacteria puede encontrarse en la carne, el abono y productos frescos que han estado en contacto con el abono, y puede propagarse fácilmente entre las personas y el equipamiento.

El mercado potencial de una vacuna universal contra la E.coli podría ser enorme pero, pese a su atractivo, la búsqueda se ha visto entorpecida porque la estructura genética de las diferentes cepas es muy diversa.

Pizza y su equipo señalaron que su estrategia, que tomó como punto de partida al mapa genético de la bacteria, en vez de a la propia bacteria, les ayudó a superar esas barreras.

Los investigadores, que han publicado su estudio en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, utilizaron los mapas genéticos para seleccionar varios cientos de antígenos comunes a cepas patógenas o causantes de enfermedades de la bacteria.

moléculas reconocidas por el sistema inmune - podrían proteger contra la infección. El equipo los utilizó en ratones a los que expuso a dosis letales de E.coli patógeno. Nueve de las proteínas les protegieron de la infección.

Una combinación de uno o más de estos antígenos podría crear una vacuna muy protectora, escribieron en el estudio.

"El desarrollo de una vacuna con estas características será un desafío para la compañía, pero si tuviéramos éxito, obviamente sería algo muy importante", dijo Pizza.