Lunes, 3 de Mayo de 2010

EEUU entrega a España un segundo preso de Guantánamo

El Gobierno trabaja para acoger a otros tres reclusos de la base norteamericana

PEDRO ÁGUEDA ·03/05/2010 - 22:00h

Uno de los presos de Guantánamo (Cuba) en la zona de ejercicio de la cárcel en abril de 2009.

Un reducido grupo de presos de Guantánamo fue embarcado este lunes en un avión de las Fuerzas Aéreas estadounidenses con dirección a Europa. Uno de ellos, de nacionalidad yemení, tiene por destino España, concretamente la base militar de Torrejón, en Madrid, donde está previsto que aterrice  primeras horas de este martes.

Se trata del segundo preso del centro de detención que llega a España en virtud del acuerdo alcanzado entre los gobiernos de Washington y Madrid. Si todo transcurre en pocas horas el preso será conducido a dependencias policiales para regularizar su situación y trasladado posteriormente a la ciudad elegida para fijar su residencia.

El Gobierno trabaja ahora en la elección de un tercer recluso de Guantánamo y el objetivo marcado es poder colaborar en el cierre del centro de detención recibiendo a un total de cinco, como pidió Washington en junio de 2009, cuando se abrió el proceso.

El yemení que llegará esta madrugada a España fue capturado en la frontera entre Pakistán y Afganistán después de los atentados de las Torres Gemelas. Según el historial que han estudiado los servicios de información españoles, integraba Al Qaeda en el momento de su captura, pero no combatió, o al menos no se ha podido constatar.

Barreras

El yemení tendrá que superar las mismas barreras a las que se enfrenta desde el 24 de febrero el palestino Walid Hijazi, primer preso acogido por España y que intenta rehacer su vida en una ciudad de tamaño medio del norte de España. Como Hijazi, él no habla ni inglés, ni francés, una de las principales barreras para su integración, además de la situación psicológica en la que se encuentre después de haber pasado más de ocho años en un centro en el que, según las organizaciones humanitarias internacionales, se ha practicado sistemáticamente la tortura.

Los dos ex reclusos de Guantánamo no podrán abandonar el territorio español

Para regularizar la situación de ambos se ha recurrido a la Ley de Extranjería, pero con un importante matiz que no soportan el resto de extranjeros que viven en España en situación legal. Los dos ex reclusos de Guantánamo no podrán abandonar el territorio español por motivos de seguridad, según permite el artículo 28.2 del texto.

Integración

Una organización no gubernamental y la Administración local colaborarán en el mantenimiento y residencia del yemení, como ya se hace con Hijazi, aunque los dos no residirán en el mismo lugar, ni tendrán contacto. El objetivo es que, con el tiempo, ambos encuentren un trabajo, subsistan por sí mismos y completen su integración, aunque se ha preferido no fijar plazos.

El proceso de selección de estos dos presos ya había concluido cuando Zapatero viajó a la Casa Blanca en octubre. Los servicios de información españoles han analizado una treintena de perfiles para llevar a cabo la selección. Los expertos antiterroristas iban descartando los historiales que recibían por su peligrosidad y el número de presos susceptibles de ser acogidos se iba reduciendo cada vez más.

Después de haber cerrado la cifra de dos reclusos, el proceso tuvo que volver a ponerse en marcha para satisfacer la demanda estadounidense.