Martes, 4 de Mayo de 2010

Cristiano es el centro de todo

El luso acapara el protagonismo haga lo que haga

GONZALO CABEZA ·04/05/2010 - 08:00h

Cristiano conduce el balón en el partido contra Osasuna. - AFP

La semana en la que no es protagonista está aún por inventarse. Para lo bueno y para lo malo, Cristiano ha sido el centro neurálgico del Madrid en su primera temporada, el eje de un equipo que ha girado a su alrededor. Se le fichó para marcar la diferencia y ha hecho todo lo posible para no dejar indiferente a nadie.

Los números son abrumadores, más por su insistencia que por su efectividad. Ha marcado 22 goles en Liga, una cifra que le convierte en el tercer máximo realizador del campeonato, después de Messiy su compañero Higuaín. A Cristiano no le importa estar fuera o en casa, sólo ha marcado dos goles más en su feudo que cuando jugaba como visitante. Tiene, además, una gran capacidad para aparecer casi siempre, pues ha marcado en 17 partidos de los 26 que ha jugado y no ha hecho ningún hat-trick. Además, siempre que marcó el Madrid ganó.

Que CR9 marque un gol es la mejor garantía de que su equipo gana

Los goles son consecuencia de su insistencia. Si hay una clasificación en la que Cristiano marca diferencias, es en la de intentos de remate, ha sido el que más ha tirado tanto a puerta como fuera y ha buscado portería 50 veces más que su más cercano perseguidor en esa clasificación, Messi. El portugués es el futbolista de la Liga que más jugadas ha trenzado dentro del área rival, también con gran diferencia con respecto al resto.

Cristiano es un intocable. Siempre que ha estado disponible para ser titular, ha jugado de inicio. Pero no sólo eso, es que ni siquiera es susceptible de ser sustituido. En toda la temporada, sólo ha sido cambiado en tres ocasiones, una de ellas contra el Barcelona y porque salía de una lesión. La última vez que salió del campo por decisión técnica fue en la jornada cinco contra el Tenerife. Se fue del campo haciendo aspavientos y ya nunca más entró en la mente de Pellegrini sustituirlo.

Aquellos gestos le proporcionaron una de las primeras polémicas de la temporada, pero ni mucho menos fue la última. Después llegaron sus dos rojas contra el Almería y el Málaga. Ambas ocasiones tienen grandes paralelismos: fueron en el Bernabéu, llegaron en los minutos finales y los dos partidos ya estaban resueltos cuando Cristiano perdió los nervios.

Sus expulsiones, celebraciones y declaraciones son siempre noticia

Sus dos rojas no son los únicos momentos en los que el luso ha estado en el ojo del huracán por su actitud. También algunas de sus celebraciones han creado polémica, las dos más comentadas llegaron contra el Almería. En el Bernabéu, se quitó la camiseta con rabia y terminó expulsado, y en la vuelta, se llevó la mano a la oreja para echar en cara a la afición los insultos que le habían proferido desde la grada.

Cristiano es, además, poco complaciente cuando tiene un micrófono delante. A diferencia de la mayoría de sus compañeros, que no se suelen prodigar en declaraciones altisonantes, el luso ha sido crítico con la labor del equipo en varias ocasiones. La última el pasado fin de semana, cuando reconoció que el equipo había estado "muy mal".

Benzema habla en La Sexta

Benzema concedió a La Sexta su primera entrevista en español. En ella, el delantero francés reconoció que "no habla mucho con Pellegrini", aunque le considera "un buen entrenador". Benzema aún cree posible ganar la Liga y, aunque sabe que "la competencia en el ataque del equipo es grande", asegura querer "terminar la carrera en el Madrid".

"El año que viene se verá al mejor Benzema", aseguró el madridista.