Lunes, 3 de Mayo de 2010

El primer ministro tailandés propone elecciones en noviembre

Reuters ·03/05/2010 - 19:00h

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, propuso el lunes convocar unas elecciones para el 14 de noviembre, dentro de un plan de "reconciliación" que intenta terminar con una crisis política de dos meses que ha paralizado Bangkok y se ha cobrado la vida de 27 personas.

Abhisit, apoyado por la monarquía tailandesa, rechazó una propuesta que hicieron el mes pasado los "camisas rojas", manifestantes en su mayoría pobres procedentes de áreas rurales y urbanas.

A cambio de levantar su ocupación del principal distrito comercial de Bangkok, los manifestantes exigían la celebración de elecciones en un período de tres meses.

Abhisit había dicho antes que quería convocar los comicios en diciembre, un año antes de lo previsto.

"Esto es bastante constructivo", dijo Weng Tojirakarn, un líder de los manifestantes, en una conversación con Reuters. "Por lo tanto, discutiremos seriamente la propuesta del primer ministro", agregó.

Los manifestantes, que apoyan al derrocado primer ministro Thaksin Shinawatra, esperan discutir la propuesta el martes.

Otro líder del movimiento, Jatuporn Prompan, dijo verse alentado por la oferta, pero apuntó que contrasta con recientes declaraciones militares y de funcionarios del Gobierno que advirtieron a los camisas rojas que pusieran fin a sus protestas.

Varios señalan que ambas partes quieren estar en el poder en septiembre para dos sucesos cruciales: La reforma de las poderosas Fuerzas Armadas y Policiales, y la aprobación del presupuesto nacional.

Si el bando de Thaksin se impone y regresa al poder para el momento de la reestructuración militar, los analistas esperan grandes cambios, incluyendo la salida de generales aliados con la realeza de Tailandia, algo que los monárquicos temen pueda minar su poder.

"El plan de juego es que el Gobierno haga parecer que esta oferta es razonable. Si los camisas rojas la rechazan, aparecerán como la parte no razonable y eso le dará al Gobierno la oportunidad de ir tras ellos", dijo Roberto Herrera-Lim, analista de la consultora de riesgo Eurasia.

Abhisit, de origen británico y educado en Oxford, está bajo intensas presiones para poner fin a la disputa que ha estrangulado al turismo y llevado al Grupo Crisis Internacional a advertir que Tailandia podría caer en una "guerra civil no declarada".

CINCO CONDICIONES

En una declaración emitida por televisión, el primer ministro puso cinco condiciones generales para la reconciliación nacional, que deberían acordarse antes de cualquier votación.

La monarquía, dijo, no debe verse arrastrada a la política ni ser "violada", una cláusula que sigue a acusaciones del Gobierno de que algunos camisas rojas pretenden derrocar a la monarquía.

La segunda condición pide reformas para responder a la injusticia social. La tercera exige que un organismo independiente supervise a los medios de comunicación para asegurar informaciones objetivas.

La cuarta condición es establecer una comisión que investigue la reciente ola de violencia política, y la quinta es una posible enmienda constitucional sin especificar.

No quedó claro en un primer momento cómo se cumpliría cada condición en la práctica.