Lunes, 3 de Mayo de 2010

Zapatero busca unidad frente a los especuladores

El jefe del Ejecutivo y el líder del PP abordarán en la Moncloa el plan de ayuda a Grecia y las fusiones de cajas

M. Á. M. / M. J. G. / J. R ·03/05/2010 - 10:01h

EFE/Jaro Muñoz - Zapatero y Rajoy se verán este miércoles en Moncloa.

El pasado 28 de abril, los jefes del Gobierno y la oposición portugueses se reunieron para trasladar a los mercados una imagen de unidad que calmara la voracidad especulativa que se ha cebado con Grecia hasta estrangular su economía.

Ambos enterraron diferencias en el intento de escenificar una sintonía que inmunizara a Portugal frente al contagio. Una semana después, la escena se repetirá en España. El presidente del Gobierno y el líder de la oposición tendrán mañana la ocasión de buscar el mismo efecto disuasorio y preventivo en la reunión que celebrarán en la Moncloa, donde no se reunían desde el 14 de octubre de 2008.

El Gobierno cree que Rajoy ha atenuado sus recelos a las ayudas a Grecia

Dos epígrafes centran esta cumbre entre Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy: el plan de rescate para Grecia y el futuro de las cajas de ahorros, abocado a una profunda reestructuración por el proceso de fusiones abierto en los últimos meses.

La convulsión económica griega, que ha obligado a intervenir a la UE y al Fondo Monetario Internacional en una estrategia de auxilio sin precedentes, capitalizará la entrevista, según confirman fuentes próximas a ambos interlocutores. España contribuirá a esta operación de socorro con 9.792 millones de euros el 12,2% de la aportación comunitaria, en una decisión que el PP observa con distancia, a pesar de su carácter estratégico.

Confianza y seguridad

La cita, iniciativa de Zapatero, cierra un año y medio de distancia en público

La reunión de mañana busca lanzar un mensaje de confianza y de seguridad a todos los actores implicados en la guerra especulativa que devora la Grecia del conservador Kostas Karamanlis, según explicó ayer el propio Zapatero a la dirección de su partido, reunida en Madrid.

Es necesario el rescate de Grecia y hacerlo ya argumentó porque una caída del país heleno traería "consecuencias indeseadas" en toda la UE, el temido contagio. Dadas las condiciones del mercado común y de la debilidad de la situación europea, "ninguna economía podría ser inmune" al hundimiento de Grecia, apuntaló el jefe del Ejecutivo.

"Es importante que todos los países de la zona euro, tanto los gobiernos como los partidos de la oposición, den un mensaje de confianza y seguridad", resumió una dirigente socialista tras escuchar a Zapatero. Estas dos palabras presiden el catálogo de intenciones del encuentro.

La renovación del TC y el Estatut están fuera de la agenda oficial

Salvar a Grecia es salvar a la propia UE, subraya el PSOE, que ofreció "mano tendida al líder del PP" una vez sincronizadas las agendas de los máximos responsables de ambos partidos la reunión se cerró a primera hora de la mañana después de que Zapatero planteara a Rajoy el pasado sábado la oportunidad del encuentro.

La cita pone fin a un largo distanciamiento en público, siempre salvado por el teléfono, que el PP acogió con una coreografía de buenas palabras: "responsabilidad, ánimo constructivo, ayudar en todo lo que se pueda...". Pero la sonrisa quedó pronto empañada por una seria advertencia. Con la economía griega desangrándose sobre la mesa, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, subrayó que España "debe cumplir con sus obligaciones internacionales", aunque no esté "en la mejor situación económica para este tipo de ayudas".

Según Cospedal, Grecia atraviesa un ciclón económico porque "no adoptó las medidas oportunas y engañó a los ciudadanos" al no reconocer la auténtica situación en la que se encontraba. La puntada estaba cargada de hilo crítico contra el presidente del Gobierno a tan sólo 48 horas de la cita. El PP asegura que España corre el riesgo de acabar igual. "Zapatero debería tomar buena nota porque cuando uno no hace sus deberes, viene otro y se los hace", avisó Cospedal, que no suavizó su tono crítico al abordar el otro gran capítulo de la cita: la reestructuración del sistema financiero.

Fusión de cajas

Llegada a este punto, la secretaria general de partido conservador adelantó que Rajoy escuchará a Zapatero a la espera de "una hoja de ruta clara" por parte del Gobierno. "Lo que quiere el PP son reglas de juego claras, previas, conocidas y que den seguridad jurídica", enfatizó. De momento, el jefe del Ejecutivo ofrecerá al líder del PP "rigor y discreción" en el proceso de fusión de cajas para conseguir que sean "más fuertes", según destacó la secretaria de organización socialista.

Con un menú de sólo dos platos, mañana quedarán fuera del guión ingredientes abordados y no resueltos en anteriores cumbres. La renovación del Tribunal Constitucional o la búsqueda de un acuerdo de Estado sobre Educación están excluidas del cara a cara.

Aun así, Felip Puig, secretario general adjunto de CDC, socio mayor de CiU, se mostró convencido de que Catalunya y el TC sí estarán presentes en la cita, aunque Zapatero y Rajoy "no se atrevan a formalizarlo". Puig pronosticó que el encuentro servirá para llegar a "un acuerdo entre los dos grandes partidos españoles para intentar frenar, según ellos de forma definitiva, las ambiciones del pueblo de Catalunya" y pactar "una nueva LOAPA" la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico, que pactaron en 1982 la UCD y el PSOE, informa Roger Tugas.

Según el portavoz del PNV, la cumbre de la Moncloa "no debería ser noticia", aunque "desgraciadamente" lo sea por la falta de frecuencia en sus encuentros. Cayo Lara, coordinador federal de IU, pidió que Zapatero también escuche sus recetas para salir de la crisis, aunque estén "en las antípodas" del PP.

Distintas visiones políticas de la crisis financiera

¿Es bueno apoyar a Grecia?

La ayuda a Grecia es una obligación irrenunciable para los socios del euro y esa necesidad es aún mayor en el caso de los países de la cuenca mediterránea. Las dudas sobre apoyar a Grecia podrían trascender como un síntoma de debilidad en las cuentas del Estado y acrecentar la incertidumbre sobre España.

¿Están PP y PSOE de acuerdo?

Mañana será el día en el que José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy hablen cara a cara de este tema. Sin embargo, la primera reacción del Partido Popular fue de escepticismo ante la ayuda y la secretaria general de la organización, María Dolores de Cospedal, calificó de "esperpéntica" la posibilidad de que España tuviera que pedir un crédito para dar otro a Grecia.

¿España se parece a Grecia?

El Partido Popular ha jugado al equívoco con esta similitud. Cospedal y sobre todo el portavoz económico, Cristóbal Montoro, amagan con un "sí pero no" o un "no pero sí". "España no es Grecia pero está en zona de riesgo", y declaraciones similares han sido vertidas por Montoro para aumentar la confusión en la opinión pública.

¿Ha habido unidad política en otros países?

Ha costado en algunos, como Alemania, que se enfrenta a unas elecciones regionales muy importantes este fin de semana, pero finalmente se ha llegado a un consenso político. También en Portugal Gobierno y oposición se han unido en un frente común para negociar las medidas a tomar y enviar un mensaje de fuerza a los mercados. En general, sólo los partidos políticos antieuropeístas, con cierta presencia en Centroeuropa, han mostrado reticencias a aprobar la ayuda a Grecia.

¿Sin el apoyo del PP, se puede ayudar a Grecia?

El Gobierno tiene que aprobar la ayuda por un real decreto ley urgente en Consejo de Ministros que luego será refrendado en las Cortes. Si otros grupos apoyan el decreto, es la aritmética parlamentaria la que marca la vía libre de la ayuda. En cualquier caso, es importante transmitir una unidad política que concuerde con la dimensión del problema, que ha necesitado de la concurrencia de todos los gobiernos comunitarios de distinto color.

¿Qué debatirán Zapatero y Rajoy sobre el sistema financiero?

Zapatero quiere aprovechar el encuentro para homogeneizar el proceso de reestructuración financiera en todas las comunidades autonómicas. Aunque PSOE y PP votaron juntos el Fondo de Reestructuración Financiera (FROB) que servirá de colchón para las fusiones de las cajas, varias comunidades han interpuesto recursos para evitar su aplicación.

¿Por qué no avanzan las fusiones?

Cuatro comunidades autónomas (Galicia, Madrid, Catalunya y Extremadura) han interpuesto recursos de inconstitucionalidad por el Frob. En esencia, no están a favor de las fusiones extrarregionales que pueden restar poder a los gobiernos regionales. Estos procesos frenan algunas de las alianzas posibles. Sin embargo, son los intereses políticos o personales por permanecer en los consejos de administración los que más frenan el proceso.

¿Puede el PP desatascar las fusiones?

En este caso, son dos comunidades autónomas del PSOE y dos del PP las que se han opuesto al proceso de integración, así que lo que los dirigentes deben propiciar es un clima a favor de las integraciones. Es cierto que, pese a apoyar el proceso, el PP se ha mostrado duro con el resultado de su aplicación, temiendo que algunas entidades terminen siendo intervenidas por no poder pagar el préstamo que supone acceder al Frob.

¿Qué fusiones se van a cerrar?

De forma extracomunitaria, han pedido ‘matrimonio' Cajastur y Caja Castilla La-Mancha, Caja Sol y Caja Guadalajara y el grupo Banca Cívica, con Caja Navarra, Caja Canarias, Caja Burgos y Sa Nostra (Baleares).