Sábado, 1 de Mayo de 2010

La policía griega utiliza gases lacrimógenos contra manifestantes violentos

EFE ·01/05/2010 - 09:57h

EFE - Antidisturbios griegos observan una furgoneta envuelta en llamas durante los enfrentamientos entre un grupo de manifestantes violentos y la policía al final de una marcha multitudinaria y pacífica convocada con motivo de la celebración del Día del Trabajo, en Atenas (Grecia), hoy, sábado, 1 de mayo de 2010.

La policía griega disparó hoy gases lacrimógenos en el centro de Atenas y Salónica, la segunda ciudad helena, para dispersar a grupúsculos de manifestantes violentos, informaron las fuerzas de seguridad.

En Atenas, donde hasta 20.000 personas salieron a las calles para protestar contra los duros planes de austeridad del Ejecutivo, los agentes intervinieron ante el Parlamento contra un reducido grupo de manifestantes violentos al final de una marcha multitudinaria y pacífica, con motivo del Día del Trabajo.

Según la emisora Skai, el ex presidente del Parlamento, Apóstolos Kaklamanis, fue objeto durante la jornada de un intento de agresión, sin que resultara herido.

En Salónica, los agentes intervinieron cuando un grupo de alrededor de 300 jóvenes destrozaron varios cajeros automáticos, las cristaleras de varias oficinas bancarias y algunos vehículos durante las movilizaciones con motivo del Primero de Mayo.

Los jóvenes se dispersaron tras la intervención policial sin que se detuviera a ninguno de los implicados ni se registraran más incidentes.

Durante la movilización en la capital griega se produjeron otros incidentes "limitados", según informó a Efe la policía.

En dos puntos del centro de Atenas algunos radicales, que lanzaron piedras contra las furgonetas del canal estatal de televisión ERT, fueron dispersados por los antidisturbios.

Los manifestantes portaban pancartas con lemas como "Trabajadores unidos, jamás serán vencidos" y "Abajo con las leyes contra los trabajadores" durante la marcha que pasó frente al Parlamento y concluyó frente a la embajada de EEUU.

"Primero de Mayo rojo, el día en que lucha la clase obrera", gritaban los manifestantes de todas las edades.

Entre las medidas del Ejecutivo se prevé la reducción de los sueldos de las funcionarios, la congelación de las contrataciones públicas, y la subida de impuestos.

Estas medidas de austeridad, calificadas de "injustas" y "amargas" por los sindicatos, llegan tras dos semanas de negociaciones entre Atenas y el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE).

Centenares de gremios participan en la jornada de hoy en las manifestaciones convocadas por la Confederación General de Trabajadores (GSEE), la Unión de Empleados Civiles (Adedy).

"Hoy (las manifestaciones) han tenido un carácter simbólico, de celebración del Día del Trabajo", ha declarado a Efe el secretario general de Adedy, Ilias Iliópulos, que estimó que salieron a las calles un total de 20.000 manifestantes.

Declaró: "nos estamos preparando para la gran huelga general de 24 horas para el miércoles 5 de mayo", cuando ya se sepan los detalles del paquete de medidas que presentará mañana el primer ministro, Yorgos Papandréu.

Iliópulos declaró a Efe que "las medidas traerán recesión y un estancamiento de la economía".

El dirigente sindical agregó: "nuestra intención no es frenar el paquete de ayuda europeo y del FMI, sino reducir las pérdidas de los trabajadores".

Adedy teme que habrá "un nuevo paquete de medidas de austeridad y de recortes en septiembre, que esta vez recortarán incluso las pensiones".

Grecia debe de reducir su déficit fiscal del 13,6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) a menos del 3 por ciento hasta 2013 y poner bajo control su deuda pública, que se espera que se eleve al 130 por ciento del PIB hacia 2014.