Sábado, 1 de Mayo de 2010

Una 'marea verde' sacude la campaña colombiana

Mockus supera por 12 puntos al uribista Santos en los sondeos

ANTONIO ALBIÑANA ·01/05/2010 - 08:00h

cARLOS ORTEGA / efe - Antanas Mockus participa en un ejercicio de confianza con alumnos de la Universidad del Pacífico.

Una marea verde arrasa Colombia. Partiendo de poco más de un 10% en la intención de voto a comienzos de abril, Antanas Mockus, el líder del Partido Verde, alcanzaría hoy cerca de un 40%, superando en 12 puntos a su contrincante Juan Manuel Santos, el continuador del uribismo, apoyado por los poderes fácticos del país latinoamericano.

Si se fuera a una segunda vuelta, por no alcanzar ninguno de los dos la mayoría absoluta, el ex alcalde de Bogotá arrollaría, con un 41,5%, frente a un 29,5% de Santos.

El 41% votaría al líder del Partido Verde en una segunda vuelta

¿Cómo, a un mes de la primera vuelta de las presidenciales, un candidato que no tenía partido hasta hace unas semanas, que cuenta con apenas ocho parlamentarios, está seduciendo a los seguidores del presidente Álvaro Uribe, cuya popularidad no ha descendido en las encuestas?

La clave, según los analistas consultados por Público, es que Uribe no ha sido capaz de traspasar el apoyo mayoritario del que goza a su sucesor. Pero, sobre todo, que mientras la campaña de Juan Manuel Santos redunda en los argumentos de la "seguridad democrática", que llevaron a Uribe al poder, Mockus responde mejor a los anhelos de una población colombiana que prefiere a alguien que usa como banderas la ética, la educación y la "legalidad democrática", frente al clientelismo y la corrupción que se han enseñoreado del país durante el mandato de Uribe y cuya continuidad se asocia a Santos.

Las encuestas más recientes muestran que a los colombianos les preocupa más la pobreza, que alcanza a casi la mitad del país, o el desempleo, que la lucha contra las FARC, a la que el Gobierno dedica ingentes recursos.

A los colombianos les preocupa más el paro que la lucha contra las FARC

La marea verde no responde en primera instancia a planteamientos ecologistas, como podría suponerse fuera de Colombia, sino al color al que se asocia la esperanza.

Los partidarios de Mockus confían en que ese mensaje lleve a las urnas a los abstencionistas y a los jóvenes, sobre todo a los más de tres millones que podrán votar por primera vez el 30 de mayo. De hecho, el Partido Verde no ha suscrito el compromiso ecológico que firmó el Día Internacional de la Tierra el resto de candidatos. Según su líder, "van a estudiarlo despacio para ver si podrán cumplirlo una vez en la presidencia".

Por otra parte, votantes de formaciones políticas tradicionales, como el Partido Liberal, manifiestan en los sondeos su intención de aportar un "voto útil" para Mockus, por el progreso de Colombia. Incluso muchos seguidores del Partido Conservador optarían por él si su candidata Noemí Sanín no lograra los votos suficientes para pasar a la segunda vuelta.

Guerra sucia contra Mockus

Durante la semana que termina, Colombia asistió al inicio de una guerra sucia desesperada para frenar el ascenso imparable de Mockus. La Comisión Nacional Electoral ordenó el jueves retirar grandes vallas en las que se veía al candidato con los pantalones bajados, rodeado de los retratos de Correa, Chávez y el jefe de las FARC, Alfonso Cano. El panel se cerraba con un "!Santos Presidente!".

En los cenáculos políticos de Bogotá, y hasta en programas de opinión tan influyentes como Hora 20 de Radio Caracol, se habla abiertamente estos días de la posibilidad de un atentado que siegue de forma traumática la carrera de Mockus a la Presidencia de Colombia. No sería nada sorprendente en este país, que ha asistido durante las últimas décadas a los asesinatos, nunca aclarados, de varios candidatos presidenciales renovadores.