Archivo de Público
Jueves, 29 de Abril de 2010

El Senado de EEUU aprueba debatir la reforma financiera

Después de tres bloqueos consecutivos de los republicanos

EFE ·29/04/2010 - 02:00h

El Senado de EEUU ha aprobado por "consenso unánime" iniciar el debate sobre la mayor reforma del sistema financiero desde la Gran Depresión de los años treinta, tras superar tres bloqueos de la oposición republicana.

El debate arrancará formalmente mañana jueves, aunque demócratas y republicanos continúan negociando a puerta cerrada para acercar posiciones sobre varios puntos de discordia en el proyecto de ley.

Durante tres días consecutivos, los republicanos bloquearon una moción para proceder al debate formal de la medida, pero los demócratas aprovecharon eso para acusar a la oposición de ponerse de lado de los grandes bancos.

La estrategia de los republicanos a lo largo del debate será modificar el proyecto de ley mediante enmiendas, después de que lograron esa concesión de los demócratas.

Los republicanos quieren asegurar que no habrá más rescates bancarios a expensas de los contribuyentes y también se oponen a la creación de una agencia que regule las hipotecas, tarjetas de crédito y demás préstamos al consumidor, porque creen que eso sería la mayor "intrusión" del Gobierno jamás vista en la economía del país.

Obama, "satisfecho"

El presidente de EEUU, Barack Obama, se mostró satisfecho por el aparente fin del punto muerto en el Senado para avanzar en la reforma del sistema que regula a Wall Street.

"Quiero una reforma que beneficie a los estadounidenses"

En un discurso ante los votantes en Quincy (Illinois), Obama aseguró que está "dispuesto a colaborar con cualquiera de buena fe" y admitió que puede haber "diferencias legítimas".

Pero, indicó, quiere una reforma "que beneficie a los estadounidenses, escrita con ustedes en mente" y no "redactada para beneficio de Wall Street".

Entre otros elementos, la propuesta demócrata, ya aprobada por el Comité de la Banca del Senado, busca regular los mercados de derivados; establece un consejo financiero de nuevo miembros que supervisará las actividades de los mercados para conjurar más riesgos a la economía, y permite desmantelar instituciones cuyas dificultades supongan una amenaza al resto de la economía.

La reforma financiera que salga del Senado tendrá que ser armonizada con la que aprobó en diciembre pasado la Cámara de Representantes, y posteriormente el texto final sería sometido a votación definitiva en ambas cámaras del Congreso.