Archivo de Público
Miércoles, 28 de Abril de 2010

Recesión puede desatar tuberculosis en países bálticos: expertos

Reuters ·28/04/2010 - 15:35h

Por Kate Kelland

Los estados bálticos podrían sufrir un incremento de los casos de tuberculosis (TB) por la recesión que provocó la crisis financiera, dijeron científicos el miércoles, y Letonia es particularmente vulnerable.

Los investigadores que estudiaron los efectos de la recesión en las tasas de la enfermedad durante la caída de la Unión Soviética a comienzos de 1990 hallaron una fuerte asociación entre ambas variables y dijeron que sus resultados sugieren que ahora podría emerger un patrón similar.

"Para decirlo simplemente, hay mucho menos dinero para gastar en la salud pública", dijo Nimalan Arinaminpathy, de la Oxford University, de Gran Bretaña, que lideró el estudio.

La tuberculosis, una enfermedad altamente infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, es una de las tres afecciones principales ligadas a la pobreza. Las otras dos son el sida y la malaria.

Los científicos diseñaron modelos basados en cifras económicas y datos de la tuberculosis y pronosticaron que Letonia, Estonia y Lituania podrían registrar un incremento de los casos en los próximos años.

Sus estimaciones arrojaron que podría haber 200 casos excedentes de TB cada 100.000 personas en la población de Letonia, 130 por 100.000 en Lituania y 75 cada 100.000 en Estonia, en comparación con unas 40 por 100.000 en Rusia durante el período de recesión y recuperación.

"Un aumento de la TB en cualquier región se torna una preocupación para los países vecinos y como la gente viaja tanto en estos tiempos, se vuelve una inquietud para los países más alejados", dijo Arinaminpathy en una entrevista telefónica.

La tuberculosis causó la muerte de 1,8 millones de personas en el 2008, o casi 5.000 personas por día. Más de 2.000 millones de personas están infectadas, pero la mayoría de las infecciones están latentes y los portadores de la enfermedad no provocan síntomas.

La TB puede curarse con antibióticos, pero estos deben tomarse a diario durante meses para ser efectivos. Los recortes de los fondos para la salud pública en algunos países implican que hay menos fármacos disponibles.

Arinaminpathy y Christopher Dye, del departamento de VIH/sida, tuberculosis, malaria y enfermedades tropicales ignoradas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), usaron datos de las muertes por TB entre 1980 y el 2006 de la agencia, del Banco Mundial y del Producto Interno Bruto.

En un análisis de 15 países del centro y este de Europa, hallaron fuertes vínculos entre la productividad económica perdida durante las recesiones y los números excedentes de casos y muertes por TB, según escribieron en el estudio publicado en la revista Interface de la Royal Society.

"Si la epidemiología y el control de la TB están asociados con las economías en el 2009 del mismo modo que lo estuvieron en 1991 en los estados bálticos, sobre todo en Letonia, (estos países) se encuentran vulnerables a otro aumento de los casos y muertes por TB", aseguraron.