Archivo de Público
Miércoles, 28 de Abril de 2010

Una película da forma a la vida del peluquero Vidal Sassoon

Reuters ·28/04/2010 - 09:22h

El pionero de la peluquería Vidal Sassoon saltó a la fama hace casi 50 años con sus cortes geométricos y su conocimiento del mercado que generó una marca global, pero él dice que los peluqueros aún no reciben el respeto que se merecen.

liberando a muchas mujeres de su viaje semanal a la peluquería - sino también por haber creado una línea multimillonaria de productos de cuidado para el cabello.

La vida y carrera del peluquero de 82 años está representada en la película "Vidal Sassoon The Movie", producida por Michael Gordon, fundador de los salones Bumble and Bumble, que se ha estrenado a nivel mundial y está siendo exhibida esta semana en el Festival de Cine Tribeca.

Pero si bien el mercado de cuidados capilares en Estados Unidos supone más de 8.000 millones de dólares (unos 5.380 millones de euros) y los 80.000 salones del país generan 16.000 millones de dólares anuales, según datos de la industria, Sassoon dijo que aún existen personas que consideran la peluquería como "un oficio para gente rara".

"La peluquería en general no ha recibido el prestigio que se merece", asegura Sassoon, que no ha podido asistir al festival después de pasar varias semanas en el hospital con neumonía, en una entrevista a Reuters por teléfono. Además dijo que: "No es reconocida como un oficio digno".

"Si tú recibes el pelo de una persona que no has visto nunca antes, cortas formas bonitas, cortas ángulos arquitectónicos bonitos y ella se va con aspecto muy distinto (...) creo que eso es magistral", agregó.

La película cuenta la vida de Sassoon desde su infancia pobre como un niño judío en Londres, hasta su lucha a favor de Israel contra los árabes y el inicio de su carrera como peluquero, creando su compañía y convirtiéndose en una estrella de la televisión.

Nació en el Reino Unido y pasó varios años en un orfanato cuando era niño, después de que su padre abandonara a la familia. Dejó el colegio a los 14 años y comenzó a formarse como peluquero después de que su madre "tuviera una visión" de que su hijo debería cortar el pelo.

Abrió su primer salón a los 26 años y decidió que si no podía cambiar la peluquería en una década lo dejaría y se dedicaría a la arquitectura. Sassoon dice que se inspiró en construcciones maravillosas de todo el mundo para muchos de sus cortes de cabello.

Gran aficionado del Chelsea, Sassoon dijo que después de trabajar en el salón toda la semana, ver a su equipo jugar cada fin de semana era "mejor que el sofá de un psiquiatra".

A Sassoon, que ahora vive en Estados Unidos con su segunda esposa y que tuvo cuatro hijos del primer matrimonio, se le ocurrió la idea de vender productos para el cabello para "ganar dinero mientras la gente duerme".

Vendió los derechos de su nombre y productos capilares a la compañía estadounidense Richardson-Vicks en 1983. La compañía es ahora propiedad de Procter & Gamble.

"Simplemente me considero una de las personas con más suerte en el sentido de que la creatividad llegó a mí y funcionó", concluyó Sassoon.