Archivo de Público
Miércoles, 28 de Abril de 2010

El superhéroe Trashorras canta

El testigo de cargo de la conspiración se vuelve contra 'El Mundo'

ERNESTO EKAIZER ·28/04/2010 - 07:15h

Emilio Suárez Trashorras, el ex minero que fuera uno de los superhéroes del diario El Mundo durante la instrucción sumarial del 11-M, aquel que estaba llamado a ser la comadrona de la verdadera historia de la masacre y que más tarde, en el juicio oral, fue condenado por aportar a la banda islamista los explosivos de Mina Conchita, ha puesto ahora las cosas en su sitio. No tanto por sus nuevas confesiones, en las que admite ser la persona que gestionó la entrega de los explosivos, según ya establece la sentencia, sino porque, según confesó al director de la prisión en conversaciones enviadas al juez Eloy Velasco, a cargo de nuevas diligencias sobre el caso, matiza sus relaciones con la prensa.

Sobre todo, con el ya citado periódico, que le dedicó páginas y páginas de entrevista, para sustentar su teoría de la conspiración. Y cuando dicho periódico pretende volver a usarle en la reapertura del caso, Suárez Trashorras va y canta la gallina. En marzo de 2005, Trashorras llevaba un año en prisión.

El testigo de cargo de la conspiración se vuelve contra 'El Mundo'

Observó cómo un antiguo cómplice suyo en operaciones de narcotráfico, Ignacio Fernández Díaz, Nayo, había conseguido hacía algunas semanas gran despliegue de páginas en el periódico de la conspiración, entre otras cosas con un ataque al propio Trashorras. Y fue así que durante una visita de sus padres, el ex minero dijo:

"Mientras el periódico El Mundo pague, si yo estoy fuera, les cuento la Guerra Civil española. Desde que nací. Desde la Guerra Civil hasta ahora. Si te vienen con un chequecito cada... ¿Por qué piensas que lo hizo Nayo?", preguntó.

"Por dinero, si ya se sabe", contestó su padre.

"Yo no sé por qué la Justicia no le cierra la boca a El Mundo...", terció la madre.

"Porque tienen más dinero que todos ellos juntos, no te jode. Son unos mercenarios. Te pagan a ti para que cuentes cuentos", zanjó el preso.

Suárez Trashorras no bromeaba. Se estudió recortes del periódico conspirador y también de Libertad Digital. Consiguió a través de sus padres contacto con un periodista del citado periódico, el que, según la grabación tomada en prisión, más le gustaba.

La entrevista

Y, en septiembre de 2005, el periódico publicó la entrevista. Sus titulares habían sido elaborados con el material de las citadas publicaciones. Uno de ellos: "Soy una víctima de un golpe de Estado que se ha tratado de encubrir detrás de las responsabilidades de un grupo de musulmanes..."

Ahora, desde prisión, ha decidido retomar aquella conversación descarnada con sus padres. Según la versión ofrecida ayer por El País, Trashorras admite lo que en privado le dijo a sus padres, a saber, que hizo "declaraciones interesadas a la prensa", y señala que quiere "disipar" en la medida que le "sea posible las dudas que están generando en la sociedad en cuanto a la autoría de los atentados y que son motivo de división tanto entre las víctimas como en la propia sociedad, dudas que han sido alentadas" por algunas de sus "declaraciones interesadas e irresponsables, tanto a los investigadores como a la prensa".

Unas declaraciones que incluso sirvieron de banderín de enganche para que el PP se sumara a la teoría de la conspiración bajo la batuta de un periódico que quería dar verosmilitud a sus falsas investigaciones.