Archivo de Público
Miércoles, 28 de Abril de 2010

La nueva mirada del cine británico

Andrea Arnold, con un Oscar y dos premios de Cannes, estrena 'Fish Tank', el mejor filme de 2009 según la Academia inglesa

SARA BRITO ·28/04/2010 - 08:30h

Mia, la protagonista de Fish Tank', que se estrena este viernes en España.

Dice Andrea Arnold (Kent, 1968) que sus películas siempre nacen de una imagen poderosa que se repite y se ramifica en su cabeza. En el caso de Fish Tank, fue la siguiente: "Una chica baila sola en un descampado. Cerca, un hombre junto a un coche estropeado la mira". Aunque esa secuencia no aparezca en los 123 minutos del segundo largometraje de la directora británica, sí que aporta pistas para recrear la atmósfera entre salvaje y devastada del filme, que le valió el Premio del Jurado del pasado Festival de Cannesy que se estrena el viernes.

No era la primera vez que la directora recogía el codiciado premio del certamen francés. Su debut, Red Road, se llevó el mismo galardón en 2006. En ambos filmes, Arnold sigue los pasos a una protagonista femenina que busca una identidad y una venganza. En ambos, unos bloques de viviendas sociales son el escenario por el que se mueven unas heroínas marcadas por su contexto social. En ambos, la sexualidad se aborda de frente.

"Mi cine es mucho menos político que el de gente como Ken Loach"

Fish Tank es su consagración. En Reino Unido ha sido considerado el filme más destacado de 2009 en los prestigiosos Premios Bafta. Y, según el jurado de los galardones de cine independiente, Bifa, Arnold fue la mejor directora del año. En la búsqueda desesperada de etiquetas para catalogar a esta directora en alza (que ya ganó un Oscar en 2003 con su corto Wasp), la más gastada ha sido la de heredera de Ken Loach por el realismo social que les une. La propia directora matiza: "Los dos retratamos un mundo muy particular del Reino Unido, pero creo que somos muy diferentes. Yo soy menos política".

Desde luego que la suya es una mirada realista, pero su manera de narrar es más ambigua que el de buena parte del cine británico. Arnold apela a la atmósfera más que a las palabras y, más que denunciar, sugiere cómo el contexto físico y social hace a la gente. "Los paisajes son un personaje en mis películas. El contexto físico en el que crecemos nos moldea y marca la manera de vestir, de andar, de hablar, incluso de sentir. Sobre todo cuando se es joven y no se ha tenido elección, como le ocurre a Mia", explica Arnold desde el otro lado de la línea telefónica. Los páramos de Esexx por los que se mueve la joven protagonista (la sorprendente debutante Katie Jarvis) son, como ella, difíciles de domesticar, salvajes y a la deriva.

La directora adaptará 'Cumbres borrascosas'

Fish Tank (que significa pecera), es la historia de Mia, una joven de unos 15 años rebelde e inadaptada, que convive con una hermana menor que la saca de quicio y con una madre (Kierston Waering) que más que criarlas, prefiere salir de juerga y rendirse a los encantos de su nuevo amante (Michael Fassbender). Para respirar, Mia baila y, cuando lo hace, es más ella. "Es el espacio para su identidad, el único lugar donde tiene poder sobre sí misma", explica la cineasta, que eligió a una joven sin ninguna experiencia para llevar el peso del filme.

Como en la vida

Arnold vio por primera vez a Katie Jarvis mientras esta discutía a grito pelado con su novio en una gasolinera de Essex. "Me atrajo su fuerza", reconoce la realizadora. Arnold ensayó, entonces, un método, que alguna vez había probado, precisamente, Ken Loach: le habló a los actores sobre la película, pero en ningún momento les pasó el guión completo. "Cada día les iba entregando lo que íbamos a rodar, así que no tenían el cuadro completo. Era como en la vida, en la que no sabemos qué pasará al día siguiente", apunta. El resultado es verosímil y potente.

Pero tanto realismo, va a cambiar muy pronto, o quizás no tanto. La directora está enfrascada en la adaptación del clásico Cumbres borrascosas, de Emily Brönte. "Todo el mundo al que se lo comento se sorprende mucho", reconoce Arnold. "Pero aviso: lo voy a llevar a mi terreno".