Archivo de Público
Martes, 27 de Abril de 2010

Sicarios brasileños intentan matar a un senador en Paraguay

Dos detenidos por el atentado en el que perecieron el chófer y un guardaespaldas

NAZARET CASTRO ·27/04/2010 - 22:30h

El vehículo usado en el atentado. - REUTERS

Dos ciudadanos brasileños fueron detenidos en Paraguay por su presunta relación con el atentado del pasado lunes contra el senador paraguayo Robert Acevedo.

El parlamentario resultó herido y dos funcionarios murieron en el acto. El ataque se produjo en una región paraguaya que está bajo estado de excepción desde el pasado sábado.

Según la prensa local, los detenidos podrían ser miembros de la organización Primeiro Comando da Capital (PCC), que controla el crimen y el narcotráfico en São Paulo.

Los detenidos, identificados por la prensa paraguaya como Eduardo da Silva y Marcos Cordeiro, fueron arrestados en Pedro Juan Caballero, una ciudad próxima a la frontera con Brasil en la que operan grupos de narcotraficantes. La zona fue declarada en estado de excepción como estrategia del Gobierno de Fernando Lugo para combatir una guerrilla de izquierda autodenominada Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) que, según las autoridades paraguayas, es responsable de decenas de homicidios y secuestros.

El parlamentario herido, dos funcionarios muertos

El estado de excepción, decretado por 30 días, afecta a cinco departamentos paraguayos cuatro de ellos en la frontera con Brasil en los que viven 800.000 personas. La policía descarta que la guerrilla tenga algo que ver con el atentado del lunes.

El senador, que se encuentra herido y no corre peligro de muerte, pertenece al Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y ha hecho denuncias públicas contra la corrupción y la mafia del narcotráfico. Los funcionarios Richard Martínez, guardaespaldas del senador, y Floriano Alonso, su chófer, fueron alcanzados por los disparos y murieron en el acto.

La prensa paraguaya ha divulgado que el coche utilizado en el atentado es de origen brasileño, con matrícula de São Paulo, y que no hay indicios de que fuese robado. Según el canal de televisión Telefuturo, la policía busca a otros sospechosos.