Archivo de Público
Martes, 27 de Abril de 2010

Montilla y Mas harán frente común en Madrid para renovar el Constitucional

Los partidos catalanes votarán a favor de una resolución para evitar que el tribunal modifique el Estatut

ALBERT MARTÍN ·27/04/2010 - 12:07h

María Emilia Casas tiene nuevos motivos para lamentar el acoso que está padeciendo el Tribunal Constitucional (TC), órgano que preside y que lleva casi cuatro años para fallar sobre el recurso del PP al Estatut catalán. El president de la Generalitat, José Montilla, y el líder de CiU, Artur Mas, han acordado una resolución que votará el Parlament y que pone contra las cuerdas al TC.

¿Un brindis al sol? No para Montilla, quien ha subrayado en una comparecencia ante los periodistas: "No nos quedaremos quietos y siempre saldremos en defensa del Estatut".

El president catalán ha avanzado que la Generalitat ha acordado solicitar, en una iniciativa sin precedentes, la convocatoria de la Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado para debatir las propuestas de candidaturas a magistrados del Constitucional.

El objetivo sería que el Senado designe finalmente las vacantes que le corresponde nombrar de magistrados del TC.

También ha pedido un dictamen a la comisión jurídica asesora de la Generalitat para que valore la situación jurídica en la que se encuentra el TC por la falta de renovación de sus miembros, y si esto le invalida o no para resolver los recursos presentados contra el Estatut.

Renovación del tribunal

Montilla: "Siempre he sido muy respetuoso con la institución, otra cosa son sus comportamientos"

El documento firma con CiU defiende la constitucionalidad del Estatut, insta al Congreso y al Senado a proceder a la renovación del tribunal, donde cuatro de sus magistrados siguen pese a haber agotado su mandato y otro, fallecido, no fue sustituido. Además, el Parlament pedirá una reforma de la ley orgánica del TC que suponga la marcha de los jueces no sustituidos.

Pero el punto más importante radica en que PSC y CiU pedirán, como propuso la federación, que el TC se declare incompetente para pronunciarse sobre el Estatut, una ley votada por el Parlament, el Congreso y el Senado y aprobada en referendo por los catalanes.

ICV suscribe el acuerdo. Por el contrario, ERC se ha desmarcado del documento, aunque los independentistas ya han anunciado que votarán favorablemente al texto en el Parlament.

Críticas de la presidenta del TC

Después de que fracasara el quinto intento de una sentencia que se espera desde hace más de tres años y medio, la falta de renovación del TC volvió a cobrar protagonismo. Ayer, el Tripartito catalán, compuesto por PSC, ERC e ICV, propuso a CiU pactar una resolución parlamentaria para exigirla.

Tal vez por eso la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, aprovechó ayer para salir en defensa del tribunal que preside. "Ante las críticas que ha recibido el Tribunal Constitucional siempre he pedido respeto a la alta función que ejerce. Ahora, y debido a la desproporcionada e intolerable campaña de desprestigio emprendida desde ciertos sectores políticos y mediáticos, sólo me cabe una vez más hacer un llamamiento al respeto de la institución y de las personas que allí desempeñan su labor de la jurisdicción constitucional", aseveró Casas. 

Preguntado al respecto por estas declaraciones, Montilla ha asegurado que no siente que Casas se haya dirigido a él: "A mí no me consta", ha señalado para agregar: "Siempre he sido muy respetuoso con la institución, otra cosa son sus comportamientos". El president ha rematado su intervención lanzando un consejo al TC: "Tal vez el propio Constitucional debería ayudar a que se respetase más".