Archivo de Público
Lunes, 26 de Abril de 2010

El resultado de las elecciones iraquíes, en el aire

Reuters ·26/04/2010 - 11:58h

Un comité de revisión electoral de Irak decidió el lunes anular los votos emitidos en favor de 52 candidatos en los pasados comicios parlamentarios de marzo, dijeron las autoridades, lo que deja los resultados electorales en el aire y podría suponer eliminar la reducida ventaja de una alianza apoyada por suníes.

No estaba claro de manera inmediata cuántos candidatos apartados por supuestos vínculos con el partido ilegalizado de Sadam Husein Baaz obtuvieron un escaño en las elecciones del 7 de marzo, pero si el resultado cambiara, podría desatar la ira entre los suníes, en un momento en el que disminuye la violencia sectaria desatada tras la invasión dirigida por Estados Unidos en 2003.

"La decisión del comité de revisión está motivada políticamente y podría ir en detrimento de todo el proceso democrático en Irak", dijo Mustafa al Hiti, un alto cargo de la alianza que ganó por dos escaños, Iraqiya, que recibió un apoyo importante de los suníes.

Pero Hiti dijo a Reuters que Iraqiya, encabezada por el ex primer ministro Iyad Alaui, no tiene previsto perder ninguno de sus 91 escaños en el Parlamento de 325 diputados.

que quedó segunda y podría beneficiarse de cualquier cambio en el resultado - dijo que creía que "dos o tres ganadores" se verían afectados.

La decisión del comité se produce antes de que comience la semana que viene el recuento de los votos en Bagdad, que también podría cambiar el resultado y provocar la ira entre los suníes, que vieron en el éxito de Iraqiya una vindicación de su reclamación de un mayor protagonismo político.

El resentimiento de los suníes apareció después de la caída del régimen de Sadam en 2003, basado principalmente en este grupo religioso, y su consiguiente marginación del poder, lo que desató una guerra sectaria y una insurgencia feroz.

Los iraquíes esperaban que las elecciones ayudaran a cimentar la mejora en la seguridad y la estabilidad, pero en cambio, la falta de un resultado claro ha provocado la incertidumbre política, mientras los partidos suníes, chiíes y kurdos tratan de negociar acuerdos con los que obtener una mayoría que les permita formar gobierno.