Archivo de Público
Martes, 27 de Abril de 2010

Los agentes sociales culpan del fiasco al PP

Sindicatos y empresarios afean la postura conservadora

Y. G. ·27/04/2010 - 01:00h

Cospedal (segunda por la derecha), ayer, en Toledo. - A. N.

Junto a alcaldes y dirigentes del PP y del PSOE, la tribuna de invitados de las Cortes de Castilla-La Mancha hizo un hueco ayer a los agentes sociales de la comunidad. Sindicatos y organizaciones agrarias y empresariales fueron testigos directos del Pleno que culminó con la petición de la retirada de la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha. Al término de la sesión, cuando los políticos se bajaron de la tarima, fueron ellos los que, en una sala anexa, intentaron traducir a su día a día lo que supone la muerte del texto estatutario. La nota dominante de todos estos discursos consistió en calificar la de ayer como una jornada triste, una oportunidad perdida.

El primero en tomar la palabra fue el responsable de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Julián Morcillo. Y lo hizo apuntando directamente hacia la secretaria general del PP. "Cospedal no nos ha convencido de por qué votó en contra".

Además, recordó a la líder de los conservadores castellanomanchegos que los agricultores que el pasado viernes se manifestaron a las puertas de un acto del PP en Toledo eran "los mismos" que se manifestaron el 21 de noviembre en Madrid. "Ese día no tuvo reparo en hacerse la foto", afeó Morcillo a Cospedal.

Una única culpable

A juicio del representante de UPA, la única "culpable" de que el Estatuto de Castilla-La Mancha no haya salido adelante es la dirigente del PP. "Somos gentes humildes, pero sabemos distinguir a la legua a una buena persona de la que no lo es", insistió.

Desde la Coordinadora de Asociaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG-IR), José María Oñate, su responsable en materia hídrica, se lamentó de que sean otras comunidades las que decidan los intereses de Castilla-La Mancha. En este sentido, manifestó que los agricultores castellanomanchegos se ven obligados a arrancar viñedos para pagar las sanciones que pone la Confederación Hidrográfica del Guadiana por regar superficies ilegales, mientras que otros se lucran vendiendo el agua a urbanizaciones y campos de golf. "Que miren al Ebro, que no miren a Castilla-La Mancha", advirtió en clara alusión a las comunidades del Levante.

Haciendo hincapié en las posibilidades económicas que el agua otorga a la región, Ángel Nicolás, presidente de las Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (CECAM), mantuvo que la comunidad también quiere "campos de golf que atraen turismo y que nunca nos han dejado hacer". Y, como había reconocido Barreda en el pleno, corroboró que el presidente "se ha dejado asesorar desde hace más de dos años por las organizaciones agrarias, también por las empresariales y sindicales". Por ello, sentenció que "si él se ha equivocado", se han "equivocado todos". Similar respaldo mostró Fernando Jérez, presidente de la Confederación de Cámaras de Comercio.

Carlos Pedrosa, secretario regional de UGT advirtió al PP de que la comunidad no quiere ni puede renunciar a la reserva estratégica de 4.000 hectómetros cúbicos. E interpretó la actitud de los conservadores: "Mientras Castilla-La Mancha pide agua, el PP vende humo".