Archivo de Público
Lunes, 26 de Abril de 2010

La ley de Arizona desata protestas en EEUU

La reforma, que criminaliza la inmigración, moviliza a las asociaciones latinas y a los demócratas

ISABEL PIQUER ·26/04/2010 - 22:00h

Protesta en Phoenix, Arizona. El cartel de "A-raza-ona" remeda su bandera. - EFE

Siguen las protestas en Arizona contra la ley migratoria aprobada el pasado viernes por la gobernadora del estado y que por primera vez criminaliza la presencia de indocumentados. Y no sólo en Arizona. Por todo Estados Unidos varias organizaciones contemplan denunciar la legislación ante los tribunales por racista.

"Vamos a llevar toda la documentación necesaria para demostrar que esta ley es anticonstitucional y viola los derechos civiles de los latinos", declaró este fin de semana Lillian Rodríguez López, presidenta de la Hispanic Federation, acompañada por el reverendo y activista Al Sharpton, "Es como en la Alemania nazi cuando paraban a la gente para pedirle sus papeles".

La asociación de abogados de Puerto Rico también pensaba plantear su demanda, así como otras organizaciones, como ACLU (American Civil Liberties Union) en una ofensiva contra la ley que ha despertado la indignación en todo el país y en la Casa Blanca.

El pasado domingo, unos 3.000 manifestantes se reunieron frente al Capitolio de Phoenix, incluido el propio alcalde de la ciudad, el demócrata Phil Gordon, para denunciar la legislación "racista e injusta" firmada por la gobernadora Jan Brewer.

"Esto divide nuestra ciudad y nuestro estado", dijo Gordon, que quiere entablar acciones legales contra la iniciativa, que no debería entrar en vigor hasta el próximo agosto.

La llamada SB1070 convierte en delito menor la presencia de inmigrantes indocumentados en el Estado y otorga a la policía autoridad para cuestionar el estatus de una persona si existe "sospecha razonable" de que se encuentra ilegalmente en el país.

Joe Arpaio, el polémico sheriff ultraconservador del condado de Maricopa, cuyas acciones contra los inmigrantes irregulares le han valido una investigación del Departamento de Justicia, defendió la medida. "No vamos a echarnos atrás" dijo Arpaio, "tenemos mucho sitio en la cárcel. Y si no lo hay, ya lo encontraremos".

"Catástrofe civil"

Luis Gutiérrez, representante demócrata de Illinois y presidente del Caucus Hispano en temas de inmigración en el Congreso, calificó la medida "de catástrofe civil que los republicanos de Arizona están infligiendo a los inmigrantes".

No se descarta que la propia Casa Blanca tome medidas. La semana pasada, antes de que se firmara la ley, el presidente Barack Obama dio instrucciones a los miembros del Gobierno para que examinaran posibles "implicaciones" que pudieran perjudicar los derechos civiles de las minorías directamente afectadas por la norma.