Archivo de Público
Lunes, 26 de Abril de 2010

Once heridos tras explotar una granada en las protestas de los 'camisas rojas' enTailandia

Frente a la vivienda del ex primer ministro tailandés Banharn Silapa-Archa

EFE ·26/04/2010 - 03:15h

Once personas resultaron heridas al hacer explosión una granada frente a la vivienda del ex primer ministro tailandés Banharn Silapa-Archa, en un nuevo ataque relacionado con la crisis reabierta por los manifestantes antigubernamentales que ocupan el centro comercial de Bangkok, ha indicado la Policía.

El ataque fue cometido la pasada noche, pocas horas después de que el jefe del Gobierno, Abhisit Vejjajiva, anunciase en un discurso televisado que las autoridades se preparan para desalojar a los 'camisas rojas' del campamento que han montado en pleno centro de la capital.

El comandante de la Policía, Samart Salungyoo, indicó que la granada, cuya metralla alcanzó a ocho personas que se encontraban frente a la casa, fue arrojada por un hombre que, según testigos, huyó después en una motocicleta.

Banharn Silpa-Archa, primer ministro desde julio de 1995 a noviembre de 1996, es ahora el asesor principal del Partido Chat Pattana (Nacional para el Desarrollo), uno de los que integran la Coalición de Gobierno encabezada por Vejjajiva, líder del Partido Demócrata.

Profunda crisis

En varias ocasiones, Banharn Silapa-Archa, conocido cómo el "cajero automático" e inhabilitado por la justicia para ocupar puestos de responsabilidad en la política y en la Administración, ha instado al primer ministro a disolver el Parlamento, aunque ha insistido que su partido permanecerá en la Coalición.

Éste ataque sigue al perpetrado el pasado jueves contra una estación del metro elevado de Bangkok, donde la explosión de cinco granadas causó un muerto y más de 80 heridos.

Al menos 45 granadas y artefactos explosivos han estallado en la capital tailandesa y provincias vecinas desde que el pasado 14 de marzo los "camisas rojas" reanudaron las protestas con la movilización de unas 100.000 personas.

Tailandia está inmersa en una profunda crisis política fruto de la lucha entre los detractores y seguidores de Shinawatra, depuesto en la asonada del 2006 después gobernar durante casi seis años.

Exiliado y prófugo de la justicia tailandesa, el multimillonario Shinawatra, sobre el que pesa en Tailandia una pena de dos años de cárcel por corrupción y abuso de poder, dirige y financia las protestas desde un país de conveniencia.

Los "camisas rojas" provienen en su mayoría de las zonas rurales del norte y noroeste del país, las de mayor densidad demográfica y feudos de los testaferros de Shinawatra.