Archivo de Público
Lunes, 26 de Abril de 2010

Un sprint sin gasolina

El Barça compite con las piernas más cargadas que el Madrid, pero más vivo y fresco de cabeza

R. VILAR / L. J. MOÑINO ·26/04/2010 - 08:30h

A estas alturas de la temporada, el Barcelona había disputado un partido más en el curso anterior (54 por 53), pero Guardiola ve a su equipo más agotado para afrontar esta recta final del campeonato mano a mano con el Real Madrid, que no cede en su persecución desde que cayó en el clásico.

Existe la sensación general de que el Barça tiene menos gasolina que la temporada anterior. No ha ganado con tanta facilidad, lo que le ha obligado a esfuerzos mas intensos en el tiempo que en el curso pasado. Por su parte, el equipo de Pellegrini no acusa ese desgaste competitivo del Barça. En noviembre ya estaba fuera de la Copa y a principios de marzo no tenía nada que decir en la Liga de Campeones. Desde entonces, juega un partido por semana.

El bloque principal de los blancos suma 31.106 por 38.023 del de los culés

Mientras el Barça sólo tiene lesionado a Iniesta, los problemas del Madrid para afrontar el rush final de la Liga tienen más que ver con la enfermería. Las últimas bajas de Van der Vaart y Raúl le dejan sin dos jugadores que podían aportar soluciones y airear a los titulares. La rotura fibrilar del primero puede hasta apartarle del Mundial. A Raúl se le espera para la última semana. Estas dos bajas pueden obligar a que Kaká juegue más minutos antes de lo que se esperaba, con lo que el riesgo de una posible recaída está ahí. Pepe es la otra gran baja del Madrid y con él no se podrá contar.

Entre los jugadores que han perdido su confianza (Lass, Diarra, Benzema,Granero)y las lesiones, da la impresión de que Pellegrini tiene pocos elementos por si las lesiones o las sanciones se ceban con el equipo en este disputado final de campeonato.

También juega en contra del equipo de Pellegrini la inestabilidad emocional que ha acompañado al equipo y que tanto le ha desgastado desde que comenzó a competir. La palabra "ansiedad" está en el vocabulario diario que se ha pronunciado en la zona noble del Bernabéu y en el vestuario. Los titulares con los que el Madrid pretende pelearle el título al Barça llegan más frescos de piernas, pero más desgastados anímicamente. Están expuestos a la tensión y a la obligación de ganar por un proyecto que no fue concebido para la derrota tras 254 millones invertidos en fichajes.

La preparación física azulgrana no ofrece dudas, la del Madrid, sí

El once base que dispondrá Pellegrini de aquí a final de temporada acumula 31.106 minutos disputados, por los 38.023 que suma el bloque principal del Barça, que ha competido en más torneos (Supercopa de España y Europa y Mundial de Clubes). Y en los que han disputado por igual, Liga de Campeones y Copa, ha llegado más lejos .

Hablando de futbolistas clave en uno y otro, los del Barça llegan con menos gasolina, aunque con más vitamina anímica que los del Madrid. Messi, por ejemplo, llega con 3.904 y Cristiano con 2.688. El portugués estuvo casi dos meses lesionado, pero incluso sin ese parón no llegaría a las cifras del argentino, que viene a disputar unos tres encuentros más que en el ejercicio pasado.Otro ejemplo es el de los cerebros de uno y otro conjunto. A Xavi se le contabilizan 3.979 y Xabi Alonso 3.372.

El razonamiento de Guardiola para explicar ese mayor cansancio respecto a la campaña anterior apunta a la exigencia habida desde que echó a rodar el balón a finales de agosto. La Supercopa de Europa y la de España son títulos de segundo rango, pero estaban incluidos en el reto de las seis copas. Conquistarlos obligó al Barça a empezar esta temporada a toda mecha, con un esfuerzo brutal desde el inicio que ahora parece acusar. El mes de diciembre, con el Mundial de Clubes de por medio, también le obligó a un trabajo extra, con un desplazamiento incómodo a Dubai y con un partido con prórroga incluida que le supuso un gran desgaste. En cualquier caso, el Barça ya ha dado muestras de que su preparación física le ha dado para esprintar y ganar. Sólo las lesiones musculares reiterativas le han puesto bajo sospecha.

Los métodos del Madrid han sido más cuestionados por el propio club, que manejaba informes en los que se desaprobaban los métodos de Pellegrini y su preparador físico, José Cabello. Este último arrastraba desde el Villarreal la fama de preparar a los equipos con un motor diésel. Nunca le propició un pico de forma espectacular, pero sí un rendimiento bueno durante toda la temporada. Las rectas finales de Pellegrini con el submarino amarillo avalan su trabajo. En muchas de ellas logró enmendar un mal inicio hasta finalizar en posiciones europeas. Estos últimos cuatro partidos darán una buena medida de su trabajo.