Archivo de Público
Lunes, 26 de Abril de 2010

Grecia copa el protagonismo de la cumbre de Washington

El ministro de Finanzas griego ha aprovechado el escaparate del FMI para transmitir un mensaje de seguridad en torno a su país

I. P. ·26/04/2010 - 00:20h

El ministro griego Yorgos Papaconstantinou, en la rueda de prensa de ayer. - AFP

Confianza. Tranquilidad. Incluso optimismo. El ministro de Finanzas griego, George Papaconstantinou, ha aprovechado el escaparate que supone la reunión de primavera del FMI para transmitir un mensaje de absoluta seguridad en torno a su país. El ministro, el gran protagonista en este fin de semana de encuentros y reuniones, afirmó ayer que Grecia conseguirá la ayuda de FMI y de la Unión Europea, antes de que venza el plazo de pago de su deuda, el próximo 19 de mayo, y aseguró que las negociaciones para concretar el rescate van "muy bien".

El ministro heleno manda un mensaje de tranquilidad ante la presión alemana

En la rueda de prensa más seguida desde que empezará en Washington la Asamblea de Primavera del FMI, Papaconstantinou fue incluso más lejos. "Los que apuesten contra Grecia van a perder la camisa", afirmó el ministro ante las preguntas de los periodistas sobre las perspectivas griegas y las inevitables comparaciones con otros países, como Argentina o Letonia, que en su momento tuvieron que recurrir al Fondo.

Eran las declaraciones más contundentes del tema que ensombreció la reunión de los responsables de economía y los gobernadores de los bancos mundiales, pero sobre el que sólo se habían emitido escuetos comunicados y comentarios prudentes.

El responsable griego se entrevistó en dos ocasiones a lo largo del fin de semana con el director gerente del FMI,Dominique Strauss-Kahn, mantuvo sendos encuentros con sus homólogos de Rusia, Brasil y China, y se reunió con el secretario del Tesoro estadounidense, Tim Geithner. "Confío en que podamos concluir estas discusiones a tiempo para satisfacer las necesidades de Grecia", dijo Strauss-Kahn en una nota difundida ayer. "Todos somos conscientes de la seriedad de la situación y los valientes esfuerzos que ha hecho el pueblo griego", señala.

"Los que apuesten contra Grecia van a perder hasta la camisa", sostiene

Más medidas de austeridad

Papaconstantinou ofreció su rueda de prensa después de desayunarse con las declaraciones en la prensa de sus colegas alemán y francés. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, declaró al periódico Bild que Grecia debe aceptar nuevas medidas rigurosas de austeridad antes de que reciba cualquier ayuda financiera de la UE, y agregó que de no hacerlo pondría en riesgo tal apoyo. Por su parte, la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, expresó, en el Journal du Dimanche, el interés del Eurogrupo por ayudar a la economía helena, pero "eso no nos impide que seamos firmes". Lagarde matizó que la ayuda será liberada de acuerdo a las necesidades de Grecia, y que "en el caso de se caiga en mora del pago, nosotros inmediatamente pondremos el pie en el freno".

Desde Washington, Papaconstantinou se mostró impasible ante las críticas de sus colegas alemán y francés. "Una vez fijado el marco del acuerdo con las condiciones del préstamo, confiamos plenamente en que todos los socios europeos respalden el plan". Grecia "no busca que nadie haga el trabajo en su lugar, tomaremos las decisiones difíciles", dijo Papaconstantinou al desgranar las medidas que han aplicado Atenas para atajar la crisis.

El ministro, doctorado en la prestigiosa London School of Economics, usó los tecnicismos necesarios, en perfecto inglés, para transmitir confianza. Indicó que su Gobierno ha comenzado a implementar ya un plan de estabilidad a tres años, que busca reducir un déficit fiscal que alcanzó el 13,6% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2009, así como poner en marcha un programa de privatizaciones y abordar la reforma del sistema de pensiones.

Está previsto que la Unión Europea desembolse 30.000 millones de euros este año para mantener a Grecia a flote y que el FMI aporte entre 10.000 y 15.000 millones de euros adicionales. No hay tiempo que perder. Grecia tiene que pagar 8.500 millones de euros en intereses de su deuda el 19 de mayo.