Archivo de Público
Viernes, 23 de Abril de 2010

Montilla fuerza una reunión con Rajoy para exigirle renovar el Constitucional

El líder del PP recuerda que su interlocutor es Zapatero

DANI CORDERO ·23/04/2010 - 01:10h

El president Montilla saluda a Rajoy en la recepción de Sant Jordi de 2009. - efe

El debate político se coló ayer por unos instantes en la capilla ardiente del presidente de honor del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch. El presidente de la Generalitat, José Montilla, aprovechó que el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, pisaba el Palau de la Generalitat para, en una conversación de apenas unos segundos, pedirle un encuentro formal lo antes posible. El líder de los populares aceptó y está previsto que acuerden cuándo.

El tema a tratar será la renovación del Tribunal Constitucional (TC) y sus derivadas sobre la sentencia del Estatut. Fuentes de la Generalitat aseguraron que la reunión se celebrará en dos o tres semanas. Otras, cercanas a Rajoy, en cambio, matizaron que la "conversación informal" está "sin fecha ni agenda" y que, en todo caso, "para la renovación del TC", su único interlocutor es Zapatero", informa María Jesús Güemes.

La presión catalana

La reunión se mantendrá después de que el Govern haya activado un frente reivindicativo para exigir que se desbloquee la situación del Constitucional, que la pasada semana fue incapaz de sacar adelante un fallo sobre el nuevo marco estatutario catalán en su quinto intento. En todo caso, el acuerdo entre el PSC y el PP no apunta que pueda ser fácil, teniendo en cuenta que el acuerdo entre PSC y PSOE tampoco lo es. Los conservadores, aún respaldados en esta materia por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ya han mostrado su negativa a introducir cambios de forma inminente en el TC.

Y ayer, Rajoy, en el marco de una conferencia que sirvió para reconciliarse con el ex ministro Juan Costa, no dio muestras de haber modificado las líneas básicas de su discurso, en el que volvió a culpar a los socialistas de haber generado el impasse actual.

El presidente conservador acusó a Zapatero de haber provocado esta situación con una política "miope" y "cortoplacista" que "al final acaba pasando factura". "Cuando se toman decisiones para intentar dejar algunas fuerzas políticas poco menos que fuera del mapa político y no se piensa en el interés general", dijo Rajoy, se acaba en el actual bloqueo. Su círculo más próximo tuvo que aclarar tras la conferencia que en el fondo de las palabras de Rajoy estaba la propuesta de dos magistrados para el TC que el PP presentó en 2008 y que encontró el veto del PSOE.

Fue en ese sentido que Rajoy dijo que "hay que pensar en el interés general y adelantarse a los acontecimientos" para que España esté entre los mejores países. El líder conservador se atrevió incluso a hablar del déficit de solidaridad existente en España, en este caso a cuenta del conflicto del agua y de la incapacidad del Gobierno de Castilla-La Mancha de acordar su Estatuto, por el rechazo del PP. "El gran problema que hay en España al abordar el tema del agua es la crisis de solidaridad. En España sobra agua y, en cambio, hay muchos lugares que no tienen agua. Los que tienen responsabilidad de gobierno no han sabido conseguir la suficiente solidaridad entre todos", se fajó Rajoy de toda culpa.