Archivo de Público
Viernes, 23 de Abril de 2010

La prensa de derechas se ensaña con el liberal

Los tabloides británicos califican de nazi a Clegg

I. SÁENZ DE UGARTE ·23/04/2010 - 01:00h

Nick Clegg, tras cerrar un acto de campaña electoral en Bristol. - Andrew Winning / reuters

Las portadas de la prensa conservadora delatan que la derecha británica teme que no llegará al poder si no saca a Nick Clegg del pedestal. Aunque sea a pedradas. Hasta cuatro periódicos dirigieron ayer ataques directos contra el líder de los liberales demócratas.

Los tabloides apelaron a la demagogia patriotera (el Daily Mail) o a la xenofobia (el Daily Express). El Daily Mail calificó en portada de "insulto nazi" un artículo escrito por Clegg en 2002. El entonces europarlamentario liberal reclamaba a los británicos que dejaran de sentirse superiores a los alemanes y de restregarles las heridas de la guerra a una generación que era muy consciente de la vergüenza del nazismo. Y recordaba en el artículo el penoso comportamiento de un grupo de estudiantes británicos de intercambio durante un viaje a Alemania.

Según el Express, los liberales demócratas van a dejar a los británicos sin empleos por su actitud timorata ante la inmigración ilegal. El Daily Telegraph no cayó tan bajo como los diarios sensacionalistas, pero su información sobre supuestas irregularidades en las donaciones a los liberales no parecía tan escandalosa como para ocupar casi toda la primera página. Tres empresarios hicieron una aportación de 750 libras mensuales que iba directamente a la cuenta corriente de Clegg para pagar la contratación de un asistente. Los liberales dicen que todo era legal y que los papeles están en regla.

Efecto bumerán

Clegg se lo tomó ayer con filosofía, al menos en público, con la presumible intención de que el ataque se vuelva contra sus rivales: "Debo de ser el único político que ha pasado en una semana de ser como Churchill [por su éxito en los sondeos] a convertirse en un nazi".

Curiosamente, fueron los laboristas los que acudieron en tropel a defender a Clegg con dos intenciones: acusar a los tories de estar "en estado de pánico" y presentarse como el amigo invisible de los liberales. Mandelson llegó a decir que los titulares procedían directamente del "manual de trucos sucios de los tories".

Sin embargo, David Miliband dio la pista sobre la reacción más razonable: "Creo que fue Harold Wilson el que dijo que los políticos que se quejan de los medios de comunicación son como los marineros que se quejan del mar".