Archivo de Público
Miércoles, 21 de Abril de 2010

El FMI mejora sus previsiones para España en 2010

El organismo internacional prevé una caída del 0,3% y se acerca a la estimación del Gobierno

ANA TUDELA ·21/04/2010 - 15:04h

EFE/Chema Moya - La vicepresidenta económica, Elena Salgado.

Un poco más de confianza en la economía española. A pesar de las dificultades de las matemáticas para expresar sentimientos, eso es lo que significan las dos décimas en que ha mejorado el Fondo Monetario Internacional (FMI) su previsión sobre el valor de los bienes y servicios (PIB) que será capaz de producir este país en 2010. Sin embargo, España es la única gran economía donde el ajuste no ha terminado.

El FMI piensa que la economía española seguirá menguando este año con respecto a 2009 (cuando cayó un 3,6% respecto a 2008). Pero frente a una caída del 0,6% que pronosticó en enero, el descenso quedará en el 0,4%, según el informe semestral de previsiones mundiales que hizo público ayer el organismo que dirige Dominique Strauss-Kahn. El FMI se aproxima así a las previsiones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que sitúa la caída del PIB en el 0,3%.

La alta tasa de contratos temporales, clave del desempleo

La mejoría en el caso español contrasta con el mantenimiento de la previsión para la totalidad de la economía de la zona del euro, en la que el FMI prevé ahora un peor comportamiento de lo que estimó en enero para Alemania e Italia, países cuyo PIB en cualquier caso se espera que crezca este año tras la dura caída del 5% que experimentó en 2009. El motivo es la escasa fuerza de la recuperación europea, que afectará a las exportaciones de ambos países.

Para 2011, el FMI cree que España será capaz de crecer un 0,9%, la mitad que la estimación del Gobierno.

Entre los fantasmas que siguen acechando la salida de España de la Gran Recesión, el desempleo sigue siendo el más amenazante. De las economías de la moneda única, la española sigue siendo de lejos la que mantendrá la mayor tasa de paro, un 19,4%, según el FMI, frente al 10,5% de media de la zona del euro. El Gobierno prevé un 19,1%.

El FMI cree que debe retrasarse la edad de jubilación y el gasto sanitario

Para que la tasa de paro se reduzca habrá que esperar a 2011, año que se cerrará con un 18,7% de la población activa en situación de desempleo, según el FMI, y un 18,4%, según el Gobierno.

El organismo internacional llama la atención sobre el similar comportamiento que el desempleo ha tenido en España e Irlanda, con crecimientos de la tasa de paro de alrededor de 7,5 puntos porcentuales, a pesar de que la caída del PIB irlandés fue del 8% durante la recesión, el doble que en el caso español. Es más, Alemania se dejó en la crisis alrededor del 7% de su PIB y, "sin embargo, su tasa de desempleo disminuyó", gracias en buena medida al masivo uso de la reducción el número de horas trabajadas por empleado.

¿Qué ocurre con España? La respuesta pasa forzosamente por la caída del ladrillo, un sector muy intensivo en mano de obra. Sin embargo, hay una característica del mercado de trabajo español que para el FMI justifica en buena medida la facilidad con la que un número de personas empleadas antes de la crisis han ido a engrosar las listas del paro: la temporalidad, que en España representa el 31,7% del total de contratos, el porcentaje más alto de Europa.

"El número de empleados temporales cayó un 20% en España" durante la recesión, "frente al 7% de caída en el total del empleo", comenta el informe. Otro aspecto que destaca el organismo internacional es la falta de flexibilidad salarial a la baja provocada por los sistemas de negociación colectiva centralizados, algo que según el FMI ha llevado a que los salarios en España "crecieran un 3% en 2009 a pesar de la caída del 7% en el empleo".

El problema del déficit

El otro gran riesgo tanto para España como para el resto de los llamados PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España) es el déficit de las cuentas públicas, un asunto en el que "los retrasos en la toma de acciones políticas decisivas pueden llevar a retrocesos en la recuperación y recaídas ocasionales en la crisis". El FMI estima que el déficit español se situará en el 10,4% en 2010, muy por encima del 9,8% que estima el Gobierno. Entre las medidas que el organismo internacional cree que deben tomarse "sin demora" en el caso de países que soportan un alto nivel de déficit, incluye "el aumento de la edad de jubilación obligatoria y la reducción del coste en atención sanitaria".