Archivo de Público
Martes, 20 de Abril de 2010

"¡No pasarán, ni con el Estatut ni con Baltasar Garzón!"

La sociedad catalana apoya al magistrado y cuestiona el papel de la Justicia en la Transición

ALBERT MARTÍN VIDAL ·20/04/2010 - 14:17h

Acto en homenaje a Garzón. JOSE COLON

Estos días azules, este sol de infancia". Ni los últimos versos de Antonio Machado, ni la popular canción El cant dels Ocells. Tampoco el improvisado dúo entre Paco Ibáñez y Marina Rosell culminado con la frase: "No pasarán, ni con el Estatut ni con Garzón". Nada superó la emoción que recorrió el paraninfo de la Universitat de Barcelona cuando el ex fiscal José María Mena se giró hacia una anciana sentada en la primera fila, con pañoleta en la cabeza y un cartel donde se veía la cara de su hija Graciela, guapa, morena, desaparecida a los 22 años.

El auditorio se puso en pie para homenajear a Carlota Ayub de Quesada, madre de mayo residente en Barcelona y receptora de la ovación destinada a la iniciativa argentina de pedir que se investiguen los crímenes del fascismo. Estaban en primera fila el ex president Pasqual Maragall, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, el también ex fiscal Carlos Jiménez Villarejo, el dirigente de ICV Joan Boada, entre otros. La sala había superado su capacidad máxima, de 500 personas, demostrando que las acusaciones recibidas por los organizadores del acto de apoyo a Garzón en la Complutense no han hecho mella.

El ex fiscal Mena ve al juez víctima de "franquistas y corruptos"

En un clima de reivindicación de la memoria, fue muy aplaudida la escritora Rosa Regàs, que recordó que la Justicia "prohíbe partidos políticos" y dejó un recado a los jueces: "Se nos acusa de ir contra la Transición, tal vez sí, pero, ¿los jueces que juraron fidelidad a los inamovibles principios del Movimiento tienen algo que ver con la Transición?".

Fascistas y corruptos

El president del Institut dEstudis Catalans, Salvador Giner, recordó el encierro de los estudiantes en 1957 en el paraninfo para proclamar los principios de la democracia. "Parece mentira que hayan pasado tantas décadas", lamentaba. Fue José María Mena, presidente de la Associació Catalana de Juristes Demòcrates, quien protagonizó el acto con una encendida defensa de Garzón que incluyó ataques a los querellantes, Manos Limpias y Falange Española: "Aparecen, frente a los herederos de las víctimas, también víctimas, los herederos de los asesinos fascistas, también fascistas".

Se escucharon gritos de "¡Tribunal Supremo, Tribunal de Orden Público!"

Mena se refirió a la acusación contra el magistrado y afirmó que "escandaliza que se le impute a Garzón dilación en la instrucción de la causa, que le ocupó once meses durante los que le llegaron 17 denuncias de diferentes asociaciones, cuando el Tribunal Constitucional está empantanado con el Estatut de Catalunya desde hace cuatro años".

Además de referirse al evidente beneficio obtenido por los responsables de la trama Gürtel, el ex fiscal calificó de "advertencia a la interpretación progresista de las leyes" el proceso a Garzón, a quien describió como una víctima de "franquistas, todavía invictos, y corruptos". Su intervención fue ovacionada por un público donde no había representación de ERC ni de CiU y se escucharon gritos de "¡Tribunal Supremo, Tribunal de Orden Público!".

Tras el acto, Carlota Ayub susurraba su sentir. "Es un atropello: Garzón es el hombre que nos recibió como a personas, no como a delincuentes, como nos había tratado la dictadura militar".