Archivo de Público
Lunes, 19 de Abril de 2010

La decadencia del Kaiser

Schumacher no puede con Rosberg y es tuteado por la mayoría de los pilotos

A. L. M. ·19/04/2010 - 08:20h

Schumacher, en China. EFE

Hace dos meses, la figura de Michael Schumacher sobrevolaba por el paddock como una amenaza. El regreso del veterano (41 años) heptacampeón del mundo provocaba admiración, respeto e incluso miedo en no pocos boxes. Hoy, todos le tutean sobre la pista. Campeones, debutantes y pilotos curtidos en mil carreras le plantan batalla y, en la mayoría de las ocasiones, se las hacen pasar canutas. Ayer en Shanghai la situación se tornó sangrante en varios momentos. El adelantamiento de Petrov o las excursiones del Kaiser por las escapatorias del circuito de Shanghai envían al mundo una imagen que no le hace bien al mito de Schumacher.

Además, cuanto más se empequeñece la figura de Michael más se afianza la solidez de su compañero de equipo, el joven Nico Rosberg. Ayer fue tercero y ocupa la segunda plaza en la clasificación del Mundial. Schumacher fue décimo y también lo es en la general.

"Ha sido una de esas carreras que no quieres recordar, como todo el fin de semana reconoció el propio Schumacher. No ha sido bueno para mí. Tienes que tomártelo como otra experiencia y preguntarte incluso si es frustrante no ser capaz de escoger unos buenos neumáticos. Mi estrategia, en ese sentido, no fue muy impresionante".

En la escudería germana no les queda otra que sacar la cara por su fichaje estrella, pero procurando no herir la sensibilidad de Rosberg, que es el que les mantiene en la lucha con el resto de favoritos. "Hemos hecho una gran carrera con Nico declaró ayer Ross Brawn, director de la escudería. Ha conducido extremadamente bien en condiciones difíciles y el equipo lo ha hecho todo bien en las paradas. Con Michael, claramente hemos tenido más dificultades pero al final hemos podido recuperarlo".

Lo que pretenden evitar a toda costa en la marca germana es que Schumacher se harte de arrastrarse por el asfalto y, como ya apuntan algunos, abandone a mitad de curso.