Archivo de Público
Viernes, 16 de Abril de 2010

Bruselas quiere revisar las cuentas de cada país

La Comisión pide ver los presupuestos antes que los parlamentos

B. CARREÑO / A. M. VÉLEZ ·16/04/2010 - 22:24h

ángel navarrete - Robin Hood combate a los especuladores en un acto simbólico organizado ayer por Intermón Oxfam.

Bruselas no está dispuesta a dejar que se repita otro caso como el de Grecia. Por eso, y por mucho que hiera el sentimiento de soberanía de sus estados miembros, la Comisión Europea quiere obligar a los países del euro a mostrar sus presupuestos generales a los socios comunitarios antes de que lleguen a los parlamentos nacionales.

El comisario de Asuntos Monetarios y Financieros, el finés Olli Rehn, adelantó esta idea en Madrid, donde se celebra la reunión de ministros de Economía de la UE (Ecofin). Rehn avanzó que a lo largo de este mes se fijarán los mecanismos de esta nueva fórmula de control presupuestario que podría aprobarse el próximo 12 de mayo.

Alemania cree que es un ataque a la soberanía nacional de los estados

Si se llega a un acuerdo, los países del euro remitirán a Bruselas las líneas principales de sus cuentas para el siguiente ejercicio (previsión de ingresos, cuadro macroeconómico y techo de gasto). Según fuentes europeas, el procedimiento incluiría un informe de los técnicos comunitarios y una votación por mayoría cualificada de los miembros de la zona del euro, salvo aquél que se examine. "No se mirará línea por línea del presupuesto, pero sí el capítulo de gastos e ingresos a grandes rasgos", porque "se ha demostrado que la situación de un país influye directamente en otros", dicen las mismas fuentes, informa Daniel Basteiro.

Con esta medida, Bruselas quiere evitar que un país de la zona del euro vuelva a excederse en su déficit por culpa de unas cuentas mal planteadas. Hasta ahora, el déficit se había considerado como un problema "de cada país", pero después de la experiencia de Grecia, y de la más que probable operación de rescate, la sostenibilidad presupuestaria es, más que nunca, un problema colectivo, según Rehn.

La propuesta, que se enmarca dentro del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, ha sentado particularmente mal a Alemania. En los pasillos del Ecofin, fuentes diplomáticas aseguraban que Alemania cree que esta idea ataca directamente a la soberanía de cada país, ya que permite a Bruselas opinar sobre las cuentas antes de que lo haga el parlamento cuando la mayor parte de las acciones de Bruselas se toman a posteriori. Pero tras el caso de Grecia, los lamentos de Merkel pueden caer en saco rato.

La situación de Grecia obliga a tomar acciones preventivas

El propio Rehn se mostró muy molesto por la actitud que algunos países adoptan frente a las competencias de Bruselas y recordó que la Comisión es "la guardiana del Tratado".

Por lo pronto Rehn advirtió de que Portugal puede tener que aumentar sus medidas de consolidación fiscal en un futuro próximo, aunque felicitó al Gobierno luso por las acciones que ha asumido hasta ahora.

Tanto el comisario como el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, también en la reunión, apuntaron la importancia de no fijarse sólo en los presupuestos de cara a la salida de la crisis sino también en la competitividad de cada país.

Bruselas está preocupada por los desequilibrios de competitividad que se están forjando dentro de la UE y por eso hará diversos test en esta materia a sus miembros. España se ha ofrecido voluntaria a pasar la primera por esta prueba junto con Finlandia. Trichet lanzó una advertencia sobre los peligros de no controlar los costes laborales, en una posible referencia al caso de España.