Archivo de Público
Jueves, 15 de Abril de 2010

Guti juega y la Liga vive

El Madrid, agarrado al toque del 14, remonta con dos zurdazos de Cristiano y Van der Vaart

LADISLAO MOÑINO ·15/04/2010 - 22:13h

Todavía hay Liga, pero pudo haberse finiquitado. El Madrid salvó su primer match-ball en Almería. Tuvo que hacer un ejercicio que lo acreditara como digno aspirante. Fueron diez minutos los que el Madrid estuvo por detrás en el marcador. Sirvieron para medir su capacidad de respuesta, para saber si comenzaba a resquebrajarse como colectivo tras el planchazo del clásico. En esa franja de tiempo estuvo parte del desenlace final del campeonato.

Esos diez minutos que fueron del gol de Crusat al empate dieron para ver quién se echaba el equipo a la espalda. Lo hizo el esperado, Cristiano. De manera individual. La trascendencia de su acción, por lo que implicaba la derrota, deja en segundo plano el debate de si sólo CR9 puede rescatar a este equipo cada vez que se ve en el hoyo. La necesidad relega al cómo. Agarró un balón a cinco metros del área, aceleró, dejó a tres defensas del Almería haciendo el poste como cuando los rebasa el tren y le cruzó el balón a Alves.

Con el de Torrejón en el campo, su equipo se asocia y hasta triangula

Ese gol de Cristiano recuperó para su equipo el buen tono inicial. Había encajado un tanto en el que suspendió toda su defensa. Marcelo y Ramos se dejaron ganar la espalda por Uche y ni Albiol ni Arbeloa cerraron la llegada solitaria de Crusat por el segundo palo, que fusiló a Casillas.

Con el empate, volvió a emerger Guti. Queda la duda de saber qué hubiera sido este equipo con el 14 como faro comprometido. Él mismo, con su actitud díscola, se ha sentenciado. Otra veces fue Pellegrini el que prefirió arrinconarlo. La tumba futbolística y estilística de este equipo tiene que ver con el propio enterramiento de Guti. Con él en el campo, el Madrid se asocia. Toca las veces que haga falta y hasta es capaz de formar triángulos por los que el balón discurre con naturalidad. Eso, tan básico, le ha costado horrores al Madrid esta temporada. Apoyado en algo tan fundamental como primario, le llegaron las primeras ocasiones. Van der Vaart fue el primero que se estrelló con Alves. Luego, Guti, mandó un balón al palo antes del mazazo de Crusat.

Habría sido injusto para los blancos perder el título

El que propinó Cristiano volvió a meter al Almería en su área, aunque Uche no supo resolver de tacón un servicio de Crusat. Las bandas volvieron a destaparse como uno de los males del Madrid. Por ahí le hizo daño el Almería como muchos otros equipos esta temporada. Y por ahí echó de menos el Madrid un especialista. Piatti y Crusat se desentendían cuando el balón los rebasaba y por detrás de ellos Vargas y MBami tendían a irse al medio. Era muy fácil llegar a situaciones de uno contra uno frente a Míchel y Cisma. Las pocas veces que Cristiano, Higuaín, Marcelo o Arbeloa entraron por los costados hicieron pupa.

El segundo tiempo fue un pim-pam-pum que Alves resistió como pudo hasta que un zurdazo de Van der Vaart permitió a su equipo acosar al Bar-ça. Habría sido injusto que el Madrid hubiera entregado la Liga con tantas ocasiones. Y con Guti liderando lo que debió ser el estilo de este equipo desde septiembre.

Ficha técnica

1 - UD Almería: Diego Alves; Michel (Corona, m.74), Pellerano, Cisma, Vargas (Juanma Ortiz, m.56); M'Bami (Goitom, m.85), Bernardello, Soriano; Piatti, Crusat y Kalu Uche.

2 - Real Madrid: Iker Casillas; Arbeloa, Raúl Albiol, Sergio Ramos, Marcelo; Gago (Mahamadou Diarra, m.46), Xabi Alonso, Guti (Lass, m.77); Van der Vaart; Cristiano Ronaldo e Higuaín (Benzema, m.86).

Goles: 0-1, m.14: Crusat. 1-1, m.27: Cristiano Ronaldo. 1-2, m.69: Van der Vaart.

Árbitro: Pérez Lasa (Comité Vasco). Amonestó a Bernardello (37), Cisma (42), Crusat (83) y Pellerano (88) por el Almería, y a Gago (15), Guti (77) y Albiol (79) por el Real Madrid.

Incidencias: encuentro correspondiente a la trigésimo tercera jornada, disputado en el estadio Juegos Mediterráneos ante la presencia de 11.500 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del periodista deportivo Juan Manuel Gozalo.