Archivo de Público
Jueves, 15 de Abril de 2010

El Rey entrega a Macapagal y Vargas Llosa el premio que distingue su apoyo al español

EFE ·15/04/2010 - 16:14h

EFE - Los Reyes posan con los galardonados con el II Premio Internacional Don Quijote, patrocinado por el Grupo Prisa y la Junta de Comunidades, la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, y el escritor hispano-peruano Mario Vargas Llosa, en el Palacio de la Zarzuela.

El Rey ha hecho entrega hoy del II Premio Internacional "Don Quijote de la Mancha" a la presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo, y al escritor y académico hispano-peruano Mario Vargas Llosa, por su contribución al conocimiento y la difusión de la cultura y la lengua española.

Don Juan Carlos y Doña Sofía han presidido la ceremonia de entrega de este premio en el Palacio de la Zarzuela, donde los Reyes y los Príncipes de Asturias han ofrecido a continuación un almuerzo en honor de la presidenta de Filipinas y su esposo, José Miguel Arroyo.

El jurado de este galardón, promovido por la Junta de Castilla-la Mancha y la Fundación Santillana, ha decidido premiar a Macapagal por la introducción de la enseñanza del español en los planes de estudio nacionales de su país, lo que supone un reconocimiento por el Gobierno filipino de este idioma como lengua de comunicación global.

En el caso de Vargas Llosa, ha querido distinguir con este premio los cincuenta años de trayectoria de este "infatigable creador", que "no ha dejado de enriquecer con su magisterio el territorio creativo de la lengua española" y cuya obra se ha convertido en "uno de los más sólidos y prestigiosos referentes de la cultura".

El jefe del Gobierno regional castellano-manchego, José María Barreda, presidía este jurado, del que formaban parte el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, el presidente de la Real Fundación de Toledo, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, la escritora Nélida Piñón, el consejero delegado de PRISA, Juan Luis Cebrián, y el presidente del Grupo Santillana, Emiliano Martínez.

A diferencia de la edición anterior, celebrada en Toledo, no ha habido discursos y la ceremonia ha consistido en un sencillo acto en el Salón de Audiencias de la Zarzuela, donde el Rey, tras entregar las esculturas de Manolo Valdés que simbolizan el galardón, dotado con 25.000 euros, ha posado para los medios gráficos junto a los premiados, Barreda y el presidente de la Fundación Santillana, Ignacio Polanco.

La breve ceremonia de entrega ha ido precedida de un encuentro de Don Juan Carlos con la presidenta Macapagal en el despacho privado del Monarca, al que ha asistido el ministro de Exteriores filipino, Alberto Rómulo.

En posteriores declaraciones a los periodistas, Barreda ha subrayado que Macapagal ha recibido con "gran ilusión" este premio, con el que el jurado ha reconocido la "importante decisión política" impulsada por la presidenta filipina para recuperar en su país la lengua española, que ella misma "habla muy bien".

En su conversación con Macapagal, el presidente castellano-manchego ha tenido además oportunidad de explicarle cómo fue precisamente una localidad toledana, Consuegra, la que albergaba el convento franciscano del que partían los misioneros que enseñaban el idioma español en Filipinas.

Barreda ha elogiado asimismo a Vargas Llosa como "uno de los grandes" novelistas en lengua española y una de las personas "que más ha contribuido a universalizar" este idioma y a "extender el inmenso territorio" cultural de La Mancha.

En su primera edición, el Premio Internacional "Don Quijote de la Mancha" reconoció la trayectoria del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y el escritor mexicano Carlos Fuentes, en una ceremonia igualmente presidida por los Reyes y en la que Don Juan Carlos destacó que ambos galardonados habían sabido "promover valores imprescindibles para la convivencia humana".