Archivo de Público
Jueves, 15 de Abril de 2010

Rubalcaba: "Habrá presos de ETA aliviados por la operación"

El abogado Jon Enparantza pasó a la banda información del ministro

PEDRO ÁGUEDA ·15/04/2010 - 13:19h

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aventuró ayer que algunos de los reclusos de ETA se pueden alegrar de las diez detenciones practicadas por la Guardia Civil en Euskadi, incluidas las de tres abogados habituales defensores de miembros de la banda. La interrupción en el flujo de las directrices de la cúpula de ETA para sus presos que ha conllevado la operación, junto al creciente malestar con los jefes de la banda de una parte del colectivo, condujo al ministro a decir: "A lo mejor hay algún preso defendido por estos abogados que se siente aliviado tras esta operación, porque prefiera tener a su abogado en la celda de al lado mejor que en la otra parte de la mesa del locutorio".

Rubalcaba concedió el grado de "máxima importancia" a la operación de la Guardia Civil. Y no sólo porque haya acabado con los encargados de imponer "una férrea disciplina" entre los reclusos de ETA sino porque el subaparato H-Alboka había multiplicado su actividad. Según el ministro, se encargaba de mediar en el pago de extorsiones, captar nuevos terroristas, ayudar a huir a otros, establecer citas en Francia y recopilar información para posibles atentados.

"A lo mejor hay algún preso defendido por estos abogados que se siente aliviado"

Entre esa información obtenida y trasladada a los jefes de ETA, había una que afecta directamente al propio titular del Interior, según explicó él mismo en rueda de prensa. "Esta estructura transmitió información, se supone que para que la banda utilizara con las peores intenciones, sobre el actual ministro del Interior".

Según fuentes de la investigación, se refiere a la relativa frecuencia con la que Rubalcaba comía la pasada legislatura, siendo ya titular de la cartera, en un restaurante madrileño. El abogado Jon Enparantza facilitó esa información a la cúpula de ETA y la Guardia Civil la encontró en poder de Francisco Javier López Peña, Thierry, el número uno detenido en 2008 que también guardaba las identidades de los arrestados ayer.

"Superseguro" de las pruebas

Rubalcaba puso especial énfasis ayer en defender la solidez de las pesquisas. Explicó que la sospecha de que los abogados del entorno etarra aprovechaban su actividad profesional como cobertura para colaborar con la banda viene de lejos, pero añadió que hacían falta pruebas. Las que tienen la Guardia Civil y el juez Fernando Grande-Marlaska en su poder hacen al ministro estar "superseguro, hiperseguro" de que las acusaciones de pertenencia o colaboración con la banda están sobradamente documentadas. "Todo lo hacían en nombre, en conexión y en coordinación con ETA", zanjó.

"Todo lo hacían en nombre, en conexión y en coordinación con ETA"

Respecto a los 17 registros practicados, el ministro dijo que se ha tenido especial cuidado en no tocar la documentación referente al derecho a la defensa del que gozan los terroristas. Gara informó de que también había sido inspeccionado el despacho de la abogada Ainhoa Baglietto, aunque ella no fue detenida. Los arrestados guardaban abundante información en memorias USB que habían escondido a conciencia. Según Vasco Press, entre la misma hay numerosa correspondencia entre los detenidos y la dirección de ETA.

En marzo, tres significativos presos de ETA, Joseba Urrusolo, Carmen Guisasola y Rafael Caride, fueron trasladados a la cárcel alavesa de Nanclares de Oca. Ya son una veintena los reclusos de la banda en esa prisión, el grupo más beneficiado por la estrategia de alejamientos y acercamientos emprendida tras la tregua por Interior.