Archivo de Público
Miércoles, 14 de Abril de 2010

El compromiso de Miguel Hernández, homenajeado por actores y políticos

Actores, escritores y políticos, como Alfonso Guerra o Santiago Carrillo rinde un emocionado homenaje al poeta cabrero

CARMEN SIGÜENZA (EFE) ·14/04/2010 - 17:12h

EFE - Representantes de la política, la cultura y el espectáculo, durante el homenaje que rindieron este 14 de abril al poeta Miguel Hernández en el centenario de su nacimiento.

El compromiso ético y estético de Miguel Hernández ha sobrevolado este 14 de abril, día de la República, el escenario del Teatro Lara, donde actores, escritores y políticos, como Alfonso Guerra o Santiago Carrillo le han rendido un emocionado homenaje, en un acto en el que Espasa también ha presentado la reedición de sus Obras Completas.

Con el nombre El verso que no cesa se ha abierto este acto que ha demostrado que, cien años después de su nacimiento, la poesía del poeta cabrero está mas viva que nunca, gracias a la voz de actores como Blanca Portillo, Juan Luis Galiardo, Emilio Gutiérrez Caba, Asunción Balaguer o Marisa Paredes, entre otros, que han recitado en el escenario versos como Para la libertad o Nanas de la cebolla.

Y es que el pulso y nervio poético del de Orihuela está en plena vigencia como ha recordado el poeta Luis García Montero. "Hay muchas razones por las que Miguel sigue emocionando; una de ellas es por lo que representa y otra es porque tiene libros que están en lo más alto de la poesía del siglo XX, como Cancionero y romancero de ausencias".

Para Alfonso Guerra, que, además de participar en la lectura de poemas, ha intervenido en una mesa redonda con Luis García Montero, Miguel Hernández es "el poeta cabrero, digan lo que digan, el pueblo, el que se colocaba en el frente abriendo trincheras, el imprescindible y muy distinto a otros grandes poetas, porque su vida y su poesía están imbricadas".

"Para mí —dijo Guerra—, la grandeza del poeta se sustenta en tres ideas, la primera es el amor por el oficio de poeta. Para él, ser poeta era como para otro ser carpintero; y de ahí, ese requerimiento que les hacía a los editores para que le pagasen o le dieran trabajo. La segunda, la soledad tan grande en la que vivió. Esa soledad que le llevó a una necesidad de amor y erotismo muy fuerte".

Expresa su intimidad con mucha claridad en toda su poesía —continuó—, con metáforas claro, pero cuando dice, por ejemplo, un carnívoro cuchillo, se está refiriendo al pene, o cuando habla de la grieta, se refiere al órgano sexual femenino.

"Y en tercer lugar, le hace grande su compromiso, representó los valores éticos y políticos de la República , y hay que recordar cuando él escribe 'no fui un poeta verdadero hasta el 38 de julio'", concluyó el político socialista, para quien el poeta fue un ser un "muy desgraciado".

La República y el sacrificio

En ese mismo sentido, Guerra recordó que el año más feliz en la vida del poeta fue 1937, pese a la situación que se vivía en España porque en realidad fue un año en el que fue reconocido como poeta.

Guerra recitó un verso del poeta: "Para que quiero la luz si me tropiezo con tinieblas" para recordar los padecimientos que sufrió del autor de Perito en Lunas.

Para García Montero, Miguel Hernández, y el disco de Joan Manuel Serrat, formaron parte de su educación sentimental. "Fue un referente como poeta. Cuando lo leí me sentí deslumbrado y comprendí que si quería ser un poeta comprometido no me bastaría con escribir panfletos. Miguel representó la República y el sacrificio de los que intentaron democratizar España", recalcó el poeta.

La editorial Espasa, con motivo del nacimiento de Hernández, ha vuelto a publicar su Obra Completa, en dos volúmenes, la poesía completa, la prosa, el teatro y la correspondencia, con la introducción de Agustín Sánchez Vidal.