Archivo de Público
Miércoles, 14 de Abril de 2010

El Tribunal Constitucional paraliza los demoliciones en El Cabanyal

El Ayuntamiento de Valencia acata la orden aunque asevera que "no tiene ningún sentido"

RAMIRO VAREA ·14/04/2010 - 13:58h

El Constitucional paraliza los derribos del Cabanyal.

El Tribunal Constitucional (TC) ordenó ayer la paralización de los derribos en el barrio valenciano de El Cabanyal, protegido como Bien de Interés Cultural (BIC) por el ministerio, pero víctima de las piquetas enviadas por la alcaldesa, Rita Barberá (PP), empeñada en tirar abajo este espacio histórico de la ciudad para prolongar la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar.

Los magistrados del TC admitieron a trámite el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Gobierno contra la ley aprobada por la Generalitat Valenciana. El pasado 24 de marzo, la norma autonómica salió adelante con los votos favorables del PP, con mayoría absoluta en Les Corts.

El alto tribunal admite el recurso del Gobierno contra la ley autonómica

El objetivo era legalizar su plan de derribo en El Cabanyal, evitar la Orden de Cultura que protege el antiguo barrio marinero y acometer, sí o sí, las demoliciones. Para ello, el Gobierno de Camps derogó un decreto-ley previo también recurrido por el Ejecutivo central ante el TC, sustituyéndolo por otra norma casi idéntica. Para el Gobierno de Rodríguez Zapatero, esta nueva ley de Camps "menoscaba las competencias sobre protección contra el expolio del patrimonio histórico que corresponden al Estado".

Ahora, el Constitucional da 15 días a las partes para que formulen las alegaciones pertinentes. El consistorio valenciano, de boca de su teniente de alcalde, Alfonso Grau, acató ayer la paralización de las demoliciones. "Si toca parar los derribos, paramos hasta que se resuelva finalmente el problema, que se resolverá porque estamos convencidos de que nos asiste la razón", señaló Grau en un comunicado.

No obstante, recalcó que el recurso del Gobierno supone "un entorpecimiento más" por parte de "quienes se obcecan en mantener algo que no tiene ningún sentido". También habló desde Bruselas Francisco Camps, quien acusó al Ejecutivo de utilizar al TC en contra de Valencia, informa Daniel Basteiro. "Dudo mucho de que los que están detrás de este recurso conozcan, quieran o amen tanto a Valencia como yo", señaló Camps.

Camps acusa al Ejecutivo de utilizar al TC en contra de Valencia

Guerra de poder

Este es el último episodio de una guerra de poder que se ha radicalizado desde el pasado diciembre, cuando el Ministerio de Cultura anuló el plan urbanístico proyectado por Rita Barberá en El Cabanyal, al entender que suponía un "expolio del patrimonio".

Cultura blindó el barrio como BIC y obligó al ayuntamiento a la "suspensión inmediata" de las obras. Los vecinos, agrupados en torno a la plataforma Salvem El Cabanyal, luchan desde hace 10 años por frenar el plan de Barberá. Pero la alcaldesa no se rinde y ha intentado a toda costa contrarrestar la orden de Cultura empleando toda su artillería legal y recurriendo a la mayoría del PP en Les Corts.

La semana pasada, Barberá envió las piquetas al barrio, donde demolieron cinco inmuebles. La policía cargó contra los vecinos que, de forma pacífica, intentaban frenar el avance de las máquinas. Tampoco se libraron de las porras y los golpes algunos representantes de la oposición.