Archivo de Público
Miércoles, 14 de Abril de 2010

El Ejército paquistaní mata a 71 civiles en un bombardeo

El suceso ocurrió el pasado fin de semana en el paso de Khyber. La cúpula militar lo niega

PÚBLICO.ES ·14/04/2010 - 11:35h

Al menos 71 civiles murieron en el paso de Khyber en Pakistán en un bombardeo de su propio ejército el pasado fin de semana. El Ejército se ha negado a confirmar el error en las operaciones contra los talibanes en esta zona fronteriza con Afganistán. Naciones Unidas denunció que la ofensiva pakistaní en varias zonas del país ha dejado a 200.000 personas sin hogar.

Las bombas iban dirigidas contra un edificio en el que suponían que se estaban escondiendo combatientes de Al Qaeda y talibanes. El gobierno de la región, a pesar de que el Ejército no reconociera la muerte de los civiles, ha ofrecido 10 millones de rupias de compensación a los habitantes, unos 58.000 euros.

El suceso vuelve a poner en entredicho este tipo de operaciones que tanto daño están causando en la población civil tanto en Pakistán como en Afganistán. Además, aumenta la desconfianza de los paquistaníes que se encuentran en medio de un conflicto contra un enemigo que parece no mermar.

El Ejército lo niega, pero el gobierno local ofreció 10 millones de rupias de compensación a las víctimas

El edificio destruido pertenece al clan Kukikhel, declaradamente leal al Gobierno de Islamabad. Tres de los hijos del líder del grupo tribal están enrolados en el Ejército paquistaní.

"Todas las personas que murieron eran civiles", dijo a la agencia Reuters Ikramullah Jan Kukikhel, uno de los ancianos del clan. "Nosotros estamos con el Gobierno. Nunca nos hemos comprometido con los talibanes u otros grupos fundamentalistas. Somos gente normal que sólo quiere la paz para su país", añadió.

Según su testimonio, las víctimas podrían llegar a ser 80 y los heridos fueron entre 20 y 30.

Ofensiva contra los talibanes

Athar Abbas, portavoz del Ejército de Pakistán, negó que hubiera muerto ningún civil en el ataque, pero no es de extrañar, ya que los militares paquistaníes nunca reconocen estas bajas desde que lanzaran la primera operación en el valle de Swat el pasado verano.

Según la ONU, desde entonces hay 1,3 millones de personas desplazadas en Pakistán y 200.000 que se han quedado sin hogar al ser obligados a abandonar sus casas y aldeas.