Archivo de Público
Miércoles, 14 de Abril de 2010

Montecarlo como algodón

Nadal empieza la gira de tierra tras 11 meses sin ganar un torneo

GONZALO CABEZA ·14/04/2010 - 08:00h

Rafa Nadal. EFE

Una vez recuperado el físico, Nadal necesita un golpe de efecto. En los últimos torneos Indian Wells y Miami, ha demostrado un buen nivel de juego, superior al de sus más fieros rivales Murray, Djokovic y Federer, pero no ha ganado. Le ha faltado en ambos casos mostrar esa capacidad competitiva que en otro tiempo le distinguió del resto de los tenistas. Ya son 11 los meses que acumula sin morder un trofeo.

Los resultados han sido valorados como positivos, pero a Nadal se le exige la victoria. Si no lo consigue en tierra, su superficie predilecta, el miedo y la sensación de fracaso serán una constante. Montecarlo, un torneo que ha ganado los cinco últimos años, es la prueba definitiva. La tierra es su superficie, el lugar donde, hasta el pasado Roland Garros, parecía intocable.

En pista lenta, no necesita mucho para ganar. "Estamos esperando que Rafa vuelva a ser el de siempre y en eso le beneficia la tierra, allí es el mejor", asegura Manolo Santana.

El propio Nadal reconoce que en el resto de pistas le cuesta más encontrar el camino de la victoria. "En superficie dura, sólo he ganado cuando estaba muy bien y en momentos de máxima confianza", aseguraba a Público hace pocas fechas.

En tierra batida, los números del balear son abrumadores. Sobre esa superficie ha ganado 25 de sus 36 torneos profesionales y su balance de partidos es de 181 victorias por sólo 16 derrotas. Incluso en los peores momentos, Nadal ha demostrado que en arcilla es intratable a poco que esté bien. El pasado diciembre, por ejemplo, llegó a la final de la Copa Davis en Barcelona después de perder sin opciones tres partidos seguidos en el Torneo de Maestros de Londres. Su juego hacía aguas, pero en la Davis reencontró la senda de la victoria. Berdych, no. Roddick, el jugador que apeó a Nadal de la final de Miami, no tiene dudas: "Rafa es el favorito en todos los eventos de tierra que juegue. Fin de la historia".

Montecarlo, de capa caída

Las posibilidades de Nadal son mayores aún por las notables ausencias con que cuenta el torneo. Montecarlo sigue entregando 1.000 puntos al ganador, pero el año pasado dejó de ser uno de los obligatorios para los mejores jugadores del mundo. Por eso Federer, el número uno, no aparecerá. Ni Roddick ni otros cinco jugadores del top-10. Djokovic y Murray sí estarán presentes, pero ambos se encuentran en el mismo torbellino de dudas que Nadal, que abrirá fuego hoy contra un desconocido, el holandés De Bakker.

Ayer, Verdasco venció a Bennetteau (6-2 y 6-1), Robredo a Zeballos (6-3 y 6-3) y Montañés a Baghdatis (6-4 y 6-2). Almagro, en cambio, cayó ante Tsonga (7-6 y 7-5).