Archivo de Público
Martes, 13 de Abril de 2010

El CGPJ tacha las críticas de "intolerables"

Considera que desacreditan el Estado de derecho. Ver fotogalería

Á. V. / D. B. ·13/04/2010 - 18:57h

EFE/Juan Carlos Hidalgo - El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón a su salida de la Audiencia.

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) mostró ayer "su preocupación y tristeza ante las diversas manifestaciones que de forma sistemática vienen produciéndose atacando la actuación jurisdiccional del Tribunal Supremo". Por si quedaba alguna duda de por qué había que hacer un acuerdo semejante, el texto precisa que se refiere "de manera especial" a las realizadas ayer "por personas que han ocupado destacadas responsabilidades en instituciones básicas del Estado", porque "el descrédito hacia el propio Estado de derecho que producen [...] no resulta tolerable".

Durante el acto convocado por los sindicatos de apoyo al juez Baltasar Garzón, el ex fiscal jefe Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo acusó al Supremo de haberse "puesto en manos de los corruptos" y de Falange Española de las JONS. A su juicio, el criterio fiscal contrario a los procedimientos seguidos contra Garzón debería haber bastado a los magistrados del Supremo Luciano Varela, Manuel Marchena y Alberto Jorge Barreiro para archivarlos.

Trillo pidió horas antes una "condena contundente" del acto pro Garzón

Jiménez Villarejo añadió que le "produce bochorno y sonrojo que el Supremo se haya atrevido a semejante barbaridad". El ex fiscal afirmó, incluso, que "gran parte de los jueces que ahora persiguen a Garzón evitaron a los directivos del Banco Santander" sentarse en el banquillo, al aplicar la conocida como doctrina Botín.

Cúspide judicial

El acuerdo del Consejo, fechado en Granada, "reitera con firmeza la ineludible necesidad de respetar la actuación de los órganos judiciales, cuya cúspide ostenta el Tribunal Supremo". Y, pese a insistir en "la legitimidad de la crítica a las resoluciones judiciales", califica de intolerables las manifestaciones realizadas en apoyo de Garzón por "el descrédito hacia el propio Estado de derecho que producen".

El PP califica de "algaradas" las muestras de apoyo al magistrado

El comunicado del Consejo se produjo horas después de que Federico Trillo, coordinador de justicia del PP, exigiera una "condena explícita y contundente" al presidente del CGPJ y del Supremo, Carlos Dívar, ante lo que calificó de "algaradas", que, en su opinión, "son el colofón de una campaña de descrédito" del alto tribunal.

Trillo, que pedirá la comparecencia del fiscal general del Estado, calificó de "insuficiente" la primera reacción del CGPJ a través de su portavoz, Gabriela Bravo, quien dijo que no le "consta ninguna queja por parte de ningún miembro del Poder Judicial en la que comuniquen que se sienten de alguna forma presionados", informa EP.

Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, calificó ayer de "disparate" y "atentado contra la democracia" el acto de homenaje a Garzón.

Los conservadores, en contra

Los portavoces de la Asociación Profesional de la Magistratura y de Foro Judicial Independiente, Antonio García y Conrado Gallardo, respectivamente, coincidieron ayer en considerar el acto de apoyo a Garzón un "ataque evidente" y una interferencia a la independencia del Supremo. La Asociación de Fiscales también criticó a Jiménez Villarejo, al entender que sus palabras en el acto suponen "un flaco favor a la Justicia y al Estado de derecho".

Y el presidente del Consejo General de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, dijo que "no es justo" que la opinión sobre la Sala de lo Penal del Supremo cambie de un día para otro, porque "no han cambiado las cosas tanto".