Archivo de Público
Martes, 13 de Abril de 2010

Cospedal pretende convertir 'Gürtel' en la trama del PSOE

El PP intenta revertir el estado de opinión sobre la trama. Habla de la "mayor campaña de acoso de la democracia"

JESÚS MORENO ·13/04/2010 - 12:03h

EFE - La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. EFE/Archivo

El Partido Popular pretende convertir la trama Gürtel en la trama del PSOE. La secretaria general de los conservadores, María Dolores de Cospedal, ha dado un paso más en su campaña para revertir el estado de opinión generado en torno al caso y asegura que el Gobierno ha dado las mayores adjudicaciones a las empresas implicadas en la trama.

Se refiere a la constructora Teconsa y acusa al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de concederle "más dinero que todas las comunidades autónomas" del PP: 33 millones de euros, concretamente.

La estrategia del PP ahonda ya en dos vías: acusar al Ministerio de Fomento de tener implicaciones en la trama de Francisco Correa y, como ha proclamado Cospedal hoy, propagar la idea de que Gürtel es la "mayor campaña de acoso" policial y político a un partido de la "democracia".

Cospedal asume la 'doctrina Cascos' de la conspiración policial

La teoría de la conspiración policial procede de la vieja guardia del partido. La semana pasada fue el ex vicepresidente del Gobierno de José María Aznar, Francisco Álvarez-Cascos, el encargado de proporcionar la munición necesaria al asegurar que "una camarilla policial" se ha encargado de "fabricar pruebas" contra los conservadores. En un principio pareció una salida de tono aislada de un viejo barón alejado de la primera línea política, pero ayer la propia Cospedal elevó el argumento a la categoría de posición oficial del partido. Hoy ha dado un paso más en una entrevista concedida a Telemadrid, donde se ha referido a la "mayor campaña de acoso" a un partido de la historia.

"Hay juego sucio contra mi partido", asegura la secretaria general del PP

Cospedal se ha mostrado todavía más contundente que ayer: "Hay un juego sucio contra mi partido", ha sentenciado. De este modo, Cospedal asume la doctrina Cascos. Hasta ahora la dirigente sólo se había atrevido a poner en tela de juicio el sistema de escuchas Sitel, lo hizo este verano, a pesar de que fue adquirido por el propio Gobierno del PP. Pero ahora va más allá. Se ampara en lo que considera "filtraciones periodísticas interesadas" y vuelve a recuperar el episodio de la cacería del juez Garzón con el ex ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo.

'La trama del PSOE'

El PP ha tratado hasta ahora de restar importancia a los 50.000 folios que el levantamiento del sumario del juez Antonio Pedreira sacó a la luz la semana pasada. O ha guardado silencio, como ha hecho el presidente del PP, Mariano Rajoy, o ha cargado contra los informes policiales reflejados en el sumario. Dichos documentos aportan pruebas sobre la supuesta financiación ilegal del PP en Valencia, en Madrid o Galicia, además de apuntar a las supuestas implicaciones y pagos de comisiones a diputados madrileños como Benjamín Martín Vasco o Alfonso Bosch, o el propio ex tesorero del partido Luis Bárcenas.

El PP no da crédito a los informes policiales, pero sí a una conversación de Correa y Teconsa contra Zapatero

Ahora el PP ha buceado por los miles de folios del sumario y ha decidido dirigir sus esfuerzos informativos hacía Teconsa. Para ello no cuenta con más que una conversación grabada a Francisco Correa con el presidente de la constructora, José Luis Martínez Parra, en la que éste relata una visita a la Presidencia del Gobierno y presume de tener "unas buenas relaciones" con el presidente del Ejecutivo. Cospedal quiere poner el acento en que días después de esa supuesta visita, el Ministerio de Fomento adjudicó contratos a la empresa por valor de 33 millones de euros.

"En Gürtel ha habido personas del PP que se han podido ver afectadas, pero no cabe duda de que las personas involucradas del PSOE y las cantidades adjudicadas son mucho mayores", ha sentenciado Cospedal.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha anunciado que el Ejecutivo presentará toda la documentación relativa a la adjudicación a la que se refiere Cospedal, pero le ha advertido de que "su estrategia" no le va a funcionar", ya que "este asunto afecta al PP y sólo al PP".

A su juicio, el empecinamiento del PP en "meter a todos en el mismo saco de la corrupción" es "una falta de respeto a los ciudadanos" y no hace ningún bien a la imagen de la política". 

El PP otorgó a Teconsa carreteras y servicios en la visita del Papa

No ha realizado ninguna valoración Cospedal de los pagos y contratos que las Administraciones dirigidas por el PP adjudicaron a Teconsa. 

La documentación del sumario refleja como el gobierno conservador de Castilla León, adjudicó a la constructora la obra de la variante Olleros de Alba y el 3% del valor de la obra fue presuntamente a parar a políticos del PP y a Francisco Correa. Según contó El País, la obra pasó de costar 2,8 millones previstos a 3,5 millones. Un sobrecoste del 23%.

También aparece construyendo carreteras en Arganda del Rey, otro municipio gobernado por el PP y en que su ex alcalde, Ginés López, ha sido imputado por aceptar presuntamente comisiones de la trama. En esta ocasión, como informó Público, los contratos adjudicados para construir la variante AR-30 cuadruplicó su coste inicial. La adjudicación pasó de 5,9 millones de presupuesto inicial a 20,3 millones que se embolsó la empresa finalmente, junto a la otra adjudicataria (e involucrada también en Gürtel), Constructora Hispánica.

Del mismo modo, el PP utilizó esta empresa, no sólo para realizar obras, sino para algo ajeno a su actividad: sonorizar un acto del Papa . En esta ocasión, la trama se desplaza al sureste y aterriza en Valencia, a las instituciones dirigidas por Francisco Camps, un terreno sobradamente conocido por la telaraña Gürtel. Por sonorizar el acto de la visita de Benedicto XVI para Canal 9, la televisión autonómica valenciana, la contructora se embolsó 6,5 millones de euros. Y, presuntamente, los bolsillos de Correa 957.000 euros.