Archivo de Público
Domingo, 11 de Abril de 2010

Una nueva orden militar permitirá apresar o deportar a palestinos de Cisjordania

EFE ·11/04/2010 - 15:58h

EFE - Un soldado israelí (arriba) observa a unos palestinos que corren para ponerse a cubierto durante unos enfrentamientos, ayer durante un acto de protesta en contra de la expansión de asentamientos judíos en la localidad cisjordana de Iraq Burin, cerca de Naplusa.

Una nueva orden militar de Israel permitirá apresar o deportar a cualquier palestino residente en el territorio ocupado de Cisjordania que no tengan un permiso emitido por las autoridades israelíes, denunciaron hoy Organizaciones No Gubernamentales (ONG) locales.

La nueva ordenanza entrará en vigor el martes y su redacción es tan general que teóricamente permitirá al Ejército deportar a todos los habitantes palestinos de Cisjordania, afirma la ONG israelí "Hamoked", el Centro para la Defensa del Individuo, junto a otros nueve grupos israelíes de defensa de los derechos humanos.

El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, condenó la medida en un comunicado en el que afirma que "estas ordenes militares pertenecen a un estado de apartheid" y que suponen "un asalto a los palestinos y una afrenta a los principios más fundamentales de los derechos humanos".

Para Erekat, las ordenes "convierten a los palestinos en criminales en su propias casas y menoscaban los esfuerzos palestinos para gestionar sus asuntos internos", además de abrir la puerta a Israel para expulsar a cónyuges de palestinos que sean extranjeros, trabajadores extranjeros, israelíes y a aquellos que participen en manifestaciones por los derechos palestinos y contra la ocupación.

El dirigente palestino hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que "intervenga y proteja los derechos de los palestinos".

Las ONG denunciantes, por su parte, han enviado un escrito al Ministerio de Defensa en el que exhortan a retrasar la entrada en vigor de la ordenanza, al entender que convertirá a todos los residentes de Cisjordania en potenciales delincuentes que pueden ser apresados hasta siete años o deportados de ese territorio.

"Las órdenes cambian la definición de infiltrados y, de hecho, son aplicables a todo el que se encuentre en Cisjordania y no tenga un permiso israelí, aunque no definen qué considera Israel como permiso válido", declaran.

Además, agregan que a la gran mayoría de los habitantes de Cisjordania, donde residen 2,5 millones de habitantes, nunca se les ha requerido ningún tipo de permiso para residir allí.

Las organizaciones denuncian que la actual política será empleada inicialmente con los palestinos que se encuentran en Cisjordania y que Israel quiere transferir a la franja de Gaza, pese al hecho de que muchos de ellos nacieron en Cisjordania o se asentaron allí de forma legal.

También trata de expulsar a extranjeros casados con palestinos de Cisjordania, situación que afecta a decenas de miles de individuos.