Archivo de Público
Sábado, 10 de Abril de 2010

El estigma del 2-6

En un año, el Madrid se ha remozado al completo; el Barça, sólo retoques

ENRIQUE MARÍN ·10/04/2010 - 08:00h

dani pozo - Messi celebra la goleada con Casillas desolado.

"No noto en el vestuario el recuerdo del 2-6". Si lo dice Xabi Alonso, será verdad, pero a medida que se acerque la hora del clásico a más de un madridista que vivió aquella traumática experiencia le vendrá a la cabeza el recuerdo de una escabechina que removió los cimientos del Madrid y provocó la reacción de Florentino Pérez. El sábado 2 de mayo de 2009, el Barça sentenció la Liga en el Bernabéu con un humillante 2-6.

El Madrid, aferrado durante todo el campeonato a una épica mentirosa e impropia de su grandeza, fue desnudado por la superioridad del equipo de Guardiola. Dos goles de Henry, otros tantos de Messi y dos repartidos entre Puyol y Piqué sonrojaron a los blancos y precipitaron una revolución que ya se vislumbraba por el incendio institucional provocado por el ex presidente Calderón, durante aquel clásico ya relevado en el palco por Boluda. En otra apariencia engañosa, el Madrid pareció meterse mejor en el partido e, incluso, se adelantó con un cabezazo de Higuaín. Pero ese gol fue el acicate que necesitaron los Pep Show Boys para empezar a desplegar todo su fútbol y, como consecuencia lógica, perforar la portería de Casillas hasta en media docena de ocasiones.

A diferencia del Madrid, remozado de arriba a abajo tras una debacle histórica, al Bar-ça sólo le han hecho falta un par de retoques y comparecerá en el Bernabéu con un once muy similar al del 2-6, aún más cuando Ibrahimovic, su gran fichaje, es baja por lesión. Con Casillas y Valdés bajo palos, las principales novedades del Madrid están en defensa, donde sólo repetirá Ramos. En el Barça, la recaída de Abidal vuelve a hacer titular a Maxwell. La otra cara nueva del Barça será Pedro. Al igual que en el 2-6 Messi jugó flanqueado por Etoo y Henry, el argentino volverá a jugar más centrado y con libertad de movimientos.

Más cualitativas que cuantitativas, el centro del campo del Madrid también presenta novedades. Xabi Alonso marca las diferencias, aunque tácticamente los blancos siguen dependiendo de quién juegue para saber a lo que juegan. Granero y, sobre todo, Cristiano Ronaldo son el plus de este Madrid, ya sin Raúl, a la espera de Guti y con Benzema y Kaká pensando en el Mundial.

La temporada pasada, Juande se plantó en el clásico con una racha de 17 victorias y un empate. Pero el 2-6 le dejó al manchego sin opciones de renovar. Pellegrini también se juega ante el Barça sus últimas opciones de seguir la temporada que viene. Al igual que a Juande, los números le avalan, pues el chileno suma en 18 partidos, 17 triunfos y un empate. El Barça, bajo el estigma del 2-6, dictará sentencia.