Archivo de Público
Sábado, 10 de Abril de 2010

Taguas cree que el plan de obras tirará 5 años del PIB

Las grandes constructoras estiman que creará 339.000 empleos

SUSANA R. ARENES ·10/04/2010 - 13:00h

EFE - David Taguas, presidente de la patronal Seopan, en una imagen de archivo.

Las cifras del impacto que tendrá en la economía el plan extraordinario de infraestructuras de 17.000 millones que no quiso dar el miércoles el Gobierno las apuntó ayer David Taguas, presidente de la patronal de grandes constructoras, Seopan. El ex director de la Oficina Económica de Moncloa estima que el plan ayudará a la recuperación ya que creará riqueza "desde el primer trimestre en el que se ponga en marcha" y tendrá un efecto paulatino y creciente durante cinco años. En concreto, aportará unos 6.000 millones anuales en este periodo.

Esto es un promedio calculado de acuerdo con el impacto que tendrá el nuevo plan en el PIB: entre el 0,3% y el 0,9% en sentido ascendente durante el periodo de cinco años, según el modelo econométrico aplicado por Taguas. En cuanto al empleo, su efecto se limitará a dos años, lo que dura de media una obra de infraestructuras, durante los cuales se crearán 339.000 empleos directos. El impacto acaba en 2014, cuando tienen que estar terminados los proyectos. Otros 60.000 serían empleos indirectos, con lo que se llegaría a la cifra de 400.000 que se manejaba para el plan.

El Estado pagará el plan de infraestructuras desde 2014 a 2044

Esto se traducirá también en un aumento de los salarios reales de un 1% en cinco años y del 1,5% en el consumo de las familias de forma permanente, según explicó el presidente de Seopan.

En resumen, el plan tendrá consecuencias positivas para la economía durante un máximo de cinco años. Sin embargo, el Estado estará pagándolo desde 2014 hasta 2044, para lo que destinará cada año un 8% del presupuesto de inversión de Fomento, unos 1.600 millones al año. Taguas admitió ayer ante los medios que "hubiera sido deseable hacerlo hace un año". Se trata del primer plan estatal de colaboración público-privada, por el que las constructoras adelantarán el dinero entre este año y 2011, en su mayor parte con créditos de la banca.

Para que el plan funcione, además de asegurar su financiación, tendrían que introducirse "cambios normativos para ajustar el modelo de concesiones español y ser capaces de enseñar al mundo una nueva forma de hacer infraestructuras", dijo Taguas. Tras recordar que siete de las 10 principales concesionarias de infraestructuras del mundo son españolas (ACS, Ferrovial, FCC, Acciona, Sacyr. Abertis y OHL), el presidente de Seopan remachó: "Nos estamos jugando nuestra posición en este sector".

"Nos jugamos la posición española en infraestructuras"

Entre las modificaciones necesarias está adaptar los pliegos de contratación a los proyectos del plan. Seopan dice que Fomento resolverá antes del verano dos problemas: evitar la quiebra de las autopistas radiales de Madrid y modificar los contratos de la reforma de las autovías antiguas que llevan el mismo camino. Pero lo prioritario para Seopan es adaptar la contabilidad de las concesionarias a las nuevas normas internacionales, como ha hecho con los demás sectores Economía. La patronal pide eliminar la doble contabilidad para matrices y concesionarias a fin de no poner a las filia-les al borde de la suspensión de pagos.