Archivo de Público
Jueves, 8 de Abril de 2010

Condenado un religioso por abusar de dos niñas

El juez le impone dos años de cárcel y no ingresará en prisión

LORENA SEIJO ·08/04/2010 - 22:30h

miguel riopa - Colegio marista de El Pilar, en Vigo, donde se cometieron los abusos.

Un juez de Vigo (Pontevedra) ha condenado a un religioso de la congregación de los Hermanos Maristas a dos años de cárcel y una multa de 4.400 euros por abusar sexualmente de dos alumnas de 10 y 11 años de edad del colegio El Pilar, donde ejercía labores de secretario.

Fernando Vecino, de 69 años y ya jubilado, reconoció los abusos ante el juez y el fiscal. Su confesión, sumada al deseo de los padres de las víctimas de evitar que sus hijas pasaran por un juicio, facilitó que el religioso no ingresara en prisión. El autor de los hechos deberá pagar otros 14.000 euros de indemnización. Además, la sentencia le prohíbe acercarse a las menores y le inhabilita para ejercer cualquier cargo docente durante seis años. Los abusos tuvieron lugar entre febrero y abril de 2009 en su despacho, adonde acudían las niñas para hacer fotocopias o que les regalara golosinas.

El acusado aprovechaba estos encuentros, según establece el fallo judicial, para hacerles tocamientos en el pecho e incluso meterles la mano por debajo de la camiseta "con el propósito de obtener satisfacción sexual". El religioso había sido director y profesor de varios colegios de los maristas en Galicia.

Homenaje al condenado

Las dos alumnas, que precisaron de ayuda psicológica, explicaron lo sucedido a sus padres, que lo pusieron en conocimiento de los responsables del centro y de la policía. El religioso fue apartado de su cargo, pero se le mantuvo dentro de la congregación.

Tanto es así que el pasado dos de enero se celebró un "homenaje a los hermanos jubilares", en el que se rendía honores a los maristas que llevaban más de 50 años en la orden. Entre los 19 que fueron homenajeados se encontraba Vecino. Aquel día, su superior, Primitivo Mendoza, tuvo palabras de agradecimiento para ellos. "Pertenecer a la misma promoción me permite conocer muchas cosas de vuestras vidas, de las cuales solo me referiré a las que han sido edificantes, poniendo así de manifiesto el sentido caritativo de la fraternidad", señaló.

Los padres de las dos víctimas lamentaron que la dirección del colegio no actuara con la celeridad debida. El centro, sin embargo, lo negó a través de una nota de prensa: "Desde el principio se tomaron las medidas oportunas. Se han seguido estrictamente las indicaciones de los jueces".